En la madrugada de este lunes,  el periodista Fernando Solabarrieta fue víctima de un portonazo junto a sus padres en calle Luis Thayer Ojeda, en la comuna de Providencia.

Solabarrieta, fue reducido y golpeado, terminó con una herida en una de sus piernas luego que uno de los asaltantes intentara clavarle un arma blanca, indicó que participaron tres individuos encapuchado, que actuaron con violencia y que los intimidaron con armas cortopunzantes.

Sumado a lo anterior, cuando se llevaron el auto, Solabarrieta señaló que su madre cayó al piso, se pegó en la cabeza y casi fue atropellada, esto sin mayores consecuencias.

Aparte del automóvil, un BMW X4 2.0 negro de patente JYKF99, el comunicador perdió un reloj con “alto valor sentimental”, que pertenecía a uno de sus abuelos, quien ya falleció.

El conocido comentarista deportivo, venía con sus padres que  llegaron a Santiago debido a que tenían agendado un viaje fuera del país, a ver a uno de sus hijos. según relató posteriormente los hechos ocurrieron de esta forma: “Los paso a dejar, estaba estacionado con el motor encendido cuando de pronto mi papá me grita ‘cuidado’ y me doy cuenta que en la ventana mía había un tipo encapuchado con bufandas y amenazándome. Uno nunca cree que le va a pasar esto a uno, por eso yo de alguna manera quiero contar esto para que nos cuidemos todos y estemos muy alerta siempre, porque yo primero pensé que era una broma, que alguien me estaba haciendo una broma pesada”, relató.

Ante eso, dijo, “me demoro como 10 segundos en darme cuenta que es una situación real”.

Solabarrieta indica que “el tipo me baja muy violentamente del auto y yo lo único que hice, a lo único que atine, ante los gritos de mi papá y de mi mamá, fue a tratar demorar un poco la situación”, pensando que por ser una calle concurrida los asaltantes podrían escapar al ser advertidos por más personas.

Luego, dijo, “como me demoré un poco en bajar, ahí los tipos se desesperaron y ahí el tipo me tiró un punzón en una pierna, me reducen y ahí dos de ellos salen corriendo”.

Al bajar del auto, señaló, “mi madre cae al piso muy fuerte, se pegó en la cabeza de hecho”.

“Yo quedé muy preocupado de mi mamá. Gracias a Dios está bien mi mamá y mi papá también, y yo tengo un par de lesiones leves no más por el forcejeo”, dijo.

, a lo único que atine, ante los gritos de mi papá y de mi mamá, fue a trata demorar un poco la situación”, pensando que por ser una calle concurrida los asaltantes podrían escapar al ser advertidos por más personas.

Luego, dijo, “como me demoré un poco en bajar, ahí los tipos se desesperaron y ahí el tipo me tiró un punzón en una pierna, me reducen y ahí dos de ellos salen corriendo”.

Al bajar del auto, señaló, “mi madre cae al piso muy fuerte, se pegó en la cabeza de hecho”.

“Yo quedé muy preocupado de mi mamá. Gracias a Dios está bien mi mamá y mi papá también, y yo tengo un par de lesiones leves no más por el forcejeo”, reflexionó.

“Los paso a dejar, estaba estacionado con el motor encendido cuando de pronto mi papá me grita ‘cuidado’ y me doy cuenta que en la ventana mía había un tipo encapuchado con bufandas y amenazándome. Uno nunca cree que le va a pasar esto a uno, por eso yo de alguna manera quiero contar esto para que nos cuidemos todos y estemos muy alerta siempre, porque yo primero pensé que era una broma, que alguien me estaba haciendo una broma pesada”, relató.

Ante eso, dijo, “me demoro como 10 segundos en darme cuenta que es una situación real”.

Fernando sostuvo que “el tipo me baja muy violentamente del auto y yo lo único que hice, a lo único que atine, ante los gritos de mi papá y de mi mamá, fue a trata demorar un poco la situación”, pensando que por ser una calle concurrida los asaltantes podrían escapar al ser advertidos por más personas.

 

Ante eso, dijo, “me demoro como 10 segundos en darme cuenta que es una situación real”.

Fernando sostuvo que “el tipo me baja muy violentamente del auto y yo lo único que hice, a lo único que atine, ante los gritos de mi papá y de mi mamá, fue a trata demorar un poco la situación”, pensando que por ser una calle concurrida los asaltantes podrían escapar al ser advertidos por más personas.

 

De acuerdo a Carabineros, el vehículo registró un paso por un pórtico de Vespucio Norte a menos de diez minutos de haber sido sustraído.

/cbm