Un escenario inédito se vivió esta tarde en el Congreso. Tras una mañana de intensas negociaciones, el gobierno se vio obligado a retirar el nombre de la ministra de la Corte de Apelaciones, Dobra Lusic, como su carta para ocupar el puesto dejado por Milton Juica en la Corte Suprema.

Si bien no es primera vez que el Ejecutivo debe echar atrás un nombramiento de un postulante al máximo tribunal a última hora, ésta vez el escenario estuvo marcado -de manera singular- por la falta de apoyo apara Lusic desde los dos principales conglomerados políticos: Chile Vamos y la oposición, en medio de una serie de cuestionamientos que fueron poniendo cada día más cuesta arriba las opciones de la abogada.

La votación de Lusic en el Senado estaba prevista para las 15.30 horas y la ministra necesitaba 2/3 de apoyos, es decir 29 senadores. Sin embargo, tras llegar a la convicción de no contar con los apoyos necesarios, el gobierno decidió sacar el nombre.

Esto, tras una serie de gestiones de los ministros en el Congreso intentando dilucidar si había terreno para que prosperara la nominación.

Bajo este nuevo escenario, el Máximo Tribunal deberá proponer un nuevo nombre para componer la quina de candidatos, de los cuales el Presidente Piñera deberá elegir, nuevamente, a uno de los aspirantes a la Corte Suprema.

Los hechos que sellaron su salida

La decisión del gobierno estuvo mediada por la indecisión previa de las distintas bancadas tanto de oposición como de Chile Vamos para visar el nombre de la abogada.

Esto a raíz de los cuestionamientos surgidos contra la magistrada desde su nominación, ocurrida a mediados de abril de este año, cuando el Presidente Sebastián Piñera la llamó para informarle de su decisión.

La primera traba en el camino de Lusic a la Suprema se dio el 20 de abril, cuando Reportajes de La Tercera reveló que la jueza derivó en noviembre de 2018 las causas que involucraban a Santiago Valdés, exadministrador de campaña de Piñera, y al exsubsecretario del Mandatario, Pablo Wagner a la 11° Sala ( tributaria) y las agrupó, lo que terminó con Valdés sobreseído de forma definitiva.

Tras este hecho surgieron otros antecedentes que causaron dudas en los legisladores respecto al apoyo de Lusic para suplir el cupo dejado en la Suprema por el saliente Miltón Juica, como el fallo a favor del Banco de Chile que fue visto por la magistrada estando inhabilitada para hacerlo.

A 20 días de la votación en el Senado, la oposición ya registraba una pugna con el gobierno por la designación de la jueza, esto a raíz de los cuestionamientos surgidos, desconociendo que la expresidenta de la Corte de Apelaciones fuera como un nombre de su sensibilidad.

Uno de los puntos álgidos de su nominación se vivió el 8 de marzo pasado cuando Dobra Lusic acudió hasta Valparaíso para exponer en la Comisión de Constitución del Senado y responder ante los legisladores los cuestionamientos en su contra.

En dicha instancia destacó su trabajo en casos ligados a los DD.HH., su vida judicial y, además, se defendió de los antecedentes surgidos en los medios de comunicación, ante lo cual solicitó “regular a la prensa” por las publicaciones sobre sus actuaciones.

Dicha intervención la terminó con felicitaciones de varios parlamentarios y con el ministro de Justicia, Hernán Larraín, defendiendo una vez más su nominación.

Pero a pos días de su exposición un nuevo antecedente puso en jaque su camino a la Suprema: un informe judicial –revelado por La Tercera PM– en el que se dieron a conocer los llamados de Dobra Lusic para recomendar a John Campos para ser notario (s) de San Miguel.

Este hecho produjo que los senadores de oposición aumentaran su dudas respecto a apoyar a la jueza y, además, generó que el gobierno se desmarcara de la nominación.

Los cuestionamientos a Lusic surgieron también desde el mismo Poder Judicial. El vocero de la Suprema, Lamberto Cisternas, indicó que si los antecedentes sobre la magistrado hubiesen estado antes “podría haber sido diferente el resultado” de su selección.

Ese mismo día, la presidenta de la UDI y senadora, Jacqueline van Rysselberghe pidió al gobierno reevaluar nominación de Dobra Lusic a la Corte Suprema tras los cuestionamientos.

A menos de 24 horas de la votación, la llegada de Lusic a la Suprema se veía incierto: El PPD emitió un comunicado pidiendo que se retirara su nombre como candidata al máximo tribunal y desde la UDI y RN evitaron brindarle apoyo previo a la sesión especial del Senado.

Incluso desde el gobierno mostraban su incertidumbre respecto a su iban a contar con los votos necesarios de parte de los senadores. Así lo reconoció ayer el ministro Hernán Larraín, quien ante la pregunta de su tenían los apoyos requeridos indicó: “Lo vamos a saber mañana (hoy)”.

Historia que concluyó hoy con la (Ratificación/rechazo) por parte de los senadores a la llegada de Lusic a la Corte Suprema.

/psg