Capital humano, cohesión social, economía, gobernanza, medioambiente, movilidad y transporte, planificación urbana, proyección internacional y tecnología. Estas son las nueve dimensiones que evalúa un prestigioso ranking internacional, Cities in Motion de la escuela de negocios española IESE Business School, y en el que Santiago destacó por primera vez, como la ciudad “más inteligente” de Latinoamérica.

En la lista de 174 ciudades, lideradas por Londres (Inglaterra), Nueva York (EE.UU.) y Amsterdam (Holanda), nuestra capital ocupó el lugar 66, sobre Buenos Aires, Montevideo, Bogotá y Sao Paulo, entre otras latinoamericana ranqueadas en este estudio. La capital chilena destaca en las áreas de medioambiente y planificación urbana.

Entre las que ocupan los últimos lugares, en cambio, se sitúa Caracas. La capital de Venezuela ocupa el nivel 172, figura bajo Lagos (Nigeria) y solo supera a dos ciudades de Pakistán: Lahore y Karachi

Con esta buena evaluación, Santiago logró subir siete puestos en la lista respecto de la medición del año anterior. Los peores desempeños fueron identificados en las áreas de tecnología y cohesión social.

“En el ranking se da cuenta que el concepto de ciudades inteligentes no se trata solo del nivel de adopción de tecnología, sino de poner a las personas y a las familias en el centro de las políticas públicas de desarrollo urbano y todo lo que eso conlleva: cómo nos movemos y nos relacionamos, cómo se organiza la sociedad civil y cómo las instituciones se hacen cargo de las demandas de medioambiente, movilidad y  servicios”, afirma Juan Francisco García, director ejecutivo Comité de Transformación Digital de Corfo.

“En eso, el salto que ha dado la ciudad de Santiago es importante”, agrega.

LAS PRIMERAS 30 CIUDADES DEL LISTADO. A : ALTO DESEMPEÑO. RA : RELATIVAMENTE ALTO DESEMPEÑO

A través del Comité de Transformación Digital, la entidad ha implementado el programa Territorios y Ciudades Inteligentes, que busca desarrollar el concepto en las diversas urbes regionales. Así, ha implementado diversas iniciativas y oportunidades de negocios para satisfacer necesidades locales.

Esta es la sexta versión del informe y fue dado a conocer a principios de esta semana. Según indica IESE, “el Indice Cities in Motion se ha diseñado para construir un indicador ‘superador’ que permita medir la sostenibilidad de cara al futuro de las principales ciudades del mundo, al igual que la calidad de vida de sus habitantes. Las ciudades inteligentes generan numerosas oportunidades de negocio y posibilidades de colaboración entre los sectores público y privados”.

Santiago ¿inteligente?

“Ciudad inteligente”, o “Smart City”, es un concepto que nació a comienzos de este siglo. Para la Unesco  este concepto busca dar respuesta a los desafíos de la urbanización, “combinando las nuevas tecnologías con los ideales humanistas. Gracias a sistemas urbanos innovadores, las ciudades inteligentes tienen como objetivo fortalecer el desarrollo socioeconómico mejorando, al mismo tiempo, la calidad de vida”.

Bajo esta premisa, expertos y académicos chilenos difieren en calificar de inteligente o no a Santiago.

Según el decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo, Pablo Allard, “en los últimos años, Santiago ha liderado diversos rankings a nivel latinoamericano, desde los que miden emprendimiento y ambiente para hacer negocios hasta los de calidad de vida”.

“Hay una serie de factores que hacen de Santiago una ciudad pionera. Por ejemplo, en movilidad tenemos un sistema de transporte con tarifa integrada de buses y Metro; una red de Metro que se ha expandido de forma exponencial y, por primera vez en el continente, se estableció un sistema de free-flow en las cinco autopistas y es posible pagar con el sistema tag. En telecomunicaciones tenemos una de los más profundos niveles de penetración de telefonía móvil y acceso a internet. Y con el cambio de los medidores inteligentes la distribución eléctrica podrá ser más eficiente”, describe.

No obstante, Arturo Orellana, investigador del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Católica y autor del Indice de Calidad de Vida Urbana (dado a conocer la semana pasada), es más crítico. “Los indicadores que comparan realidades internacionales siempre son útiles para ver en qué tenemos que mejorar, en comparación con otros países. Pero en los promedios quedan ocultas las grandes brechas de inequidad que existe en ciertas zonas, lo que es particularmente dramático en Santiago cuando se miran las realidades comunales”.

El académico de la UC agrega que “si uno mira los resultados, el mejor desempeño lo tiene en las áreas de medio ambiente y planificación urbana, que es precisamente de lo que más nos quejamos. Santiago ha tenido un crecimiento irregular, sin planificación, lo que ha generado segregación en diversos sectores y poca armonía con el medioambiente”.

Ambos coinciden en que Santiago aún tiene muchos desafíos que abordar especialmente en temas de gobernanza metropolitana, segregación social, tiempos de viaje y contaminación ambiental.

“Necesitamos desarrollar con mayor celeridad la incorporación detecnología en las políticas públicas”, opina Orellana. “También necesitamos mayor regulación y leyes que nos permita aprovechar el potencial que nos ofrece la integración de las tecnologías”, complementa Allard.

 

“Territorio Inteligente” de Corfo

A través del Comité de Transformación Digital de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), la entidad dependiente del Ministerio de Economía, busca llevar el concepto de “Smart City” a diversas ciudades en regiones.

Para eso desarrolló el programa “Territorio Inteligente”, para levantar una serie de proyectos que “puedan dar respuesta a las necesidades de sus habitantes y aprovechar las potencialidades locales”, explica Juan Francisco García.

“Identificamos las necesidades, potencialidades y anhelos de los territorios, y a partir del diagnóstico que sus mismos habitantes realizan, alinear estos desafíos con las diferentes estrategias regionales que se pueden levantar, entre ellas los instrumentos de financiamiento, los recursos de Corfo, las iniciativas privadas, la investigación de la academia y la inversión en capital humano”, agrega el director del Comité de Transformación Digital.

La iniciativa comenzó a implementarse este año en seis grandes ciudades –Gran Santiago, Gran Valparaíso, Gran Concepción, Antofagasta, Chillán y Temuco– y durante el segundo semestre se ampliaría a las grandes urbes de las regiones restantes.

/psg