La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, confió en que se reducirán en los próximos seis meses las tensiones entre los principales actores del mundo, en particular Estados Unidos y China, que están envueltos en un conflicto comercial.

Lagarde hizo estas declaraciones durante una intervención en el Foro Económico de Astaná que se celebra en la capital kazaja, Nur-Sultán, donde analizó los riesgos para la economía global, así como el estado de las economías de Asia Central.

En este sentido, se refirió a riesgos como “las tensiones internacionales que abundan entre los principales actores del mundo, en particular, entre Estados Unidos y China”.

El organismo con sede en Washington espera “una reducción en las tensiones globales en los próximos seis meses”, dijo la francesa, quien agregó no obstante: “No podemos estar absolutamente seguros”.

Desde hace varios meses EEUU y China sostienen una guerra económica desatada por Washington y que no baja su intensidad pese a los diálogos entre representantes de ambos países.

A mediados de 2018 EEUU y China se impusieron aranceles recíprocos del 25 % a mercancías por un valor de US$50.000 millones.

Después, Washington amplió la medida al aplicar tarifas del 10 % a las importaciones desde China por un monto de US$200.000 millones, y el pasado viernes incrementó los aranceles al 25 %.

China respondió con la imposición de aranceles a bienes importados desde Estados Unidos por valor de US$60.000 millones: Estas tensiones comerciales han provocado inquietud y dudas sobre la evolución de la economía global.

En abril, el FMI presentó sus últimas previsiones de crecimiento global, que redujo en dos décimas respecto a lo calculado en enero, hasta el 3,3 %.

Al respecto, la directora gerente del FMI reiteró que ello no quiere decir que vaya a haber una recesión, pero sí una ralentización en comparación con el año pasado, cuando el PIB mundial avanzó un 3,6 %.

Expresó su confianza en que la economía global recuperará el ritmo de crecimiento para volver al 3,6 % el año que viene, y abogó por la creación de condiciones idóneas “sin apretar el cinturón financiero y crear riesgos adicionales”.

/psg