La psicóloga clínica  Javiera de la Plaza Cortínez ; autora de los libros: “La Inteligencia asertiva” y “La Inteligencia asertiva en la Empresa y el trabajo”, aborda  hoy en día, temáticas que relacionan la psicología con las problemáticas cotidianas que viven los chilenos en la actualidad. Esto lo hace a través de charla, cursos, coaching, como también publicaciones varias.
Dentro de las temáticas más abordadas por la profesional se cuentan:
Comunicación Asertiva: ser personas asertivas nos permite en la vida expresar pensamientos, ideas y sentimientos de una manera directa y desenvuelta, sin pasar a llevarse uno ni  a los demás.
La asertividad nos ayuda a tener conductas de propia valoración como también aprendemos a decir con lo que no estamos de acuerdo, de manera firme pero no hiriente.
Si trabajamos la asertividad podemos protegernos de caer en explosiones de rabia y descontrol, tan comunes  y nocivas en nuestros tiempos
 
Autoestima: en donde explica la importancia de valorarse en la vida como también entrega herramientas para que las personas puedan incrementar conductas que les permitan ir realizando un trabajo personal con el fin de aumentar la seguridad , el respeto y la propia estima.
 
Inclusión a través de la asertividad: La comunicación asertiva permite  comunicarse de una manera directa pero adecuada a contexto y por lo tanto relacionarse con  diversas personas, respetando las diferencias de los demás
 
Burn Out: aborda el tema del fundimiento o del estrés laboral que viven muchas personas sin darse cuenta ; lo que lo puede llevar a sufrir de estados emocionales tales  como la depresión y la desesperanza.
 
Respeto hacia los demás: En estos tiempos el respeto máximo es hacia nuestros derechos pero muchas veces nos olvidamos de nuestros deberes, siendo uno de ellos el respeto por las personas que piensan de manera diferente a la nuestras. En la medida que respetemos seremos respetados.La uniformidad de pensamiento no nos ayuda a crecer. La tolerancia y la empatía, sí lo hacen.
 
Propósitos en la vida: si coloreamos la vida con propósitos que nos hagan felices y vayamos a su encuentro , será más fácil aceptar realidades tan humanas ,  como la soledad, la vejez, el estar sin pareja, entre otras.
 
La vida la vivimos en borrador: cuando vivimos nadie nos da un guión ni un manual para saber conducirnos en determinadas situaciones o problemáticas en la vida. Por lo tanto el equivocarse y muchas veces fracasar se transforma en inevitable.
 
Nos podemos ayudar a través del aprendizajes de nuestra propia experiencia y reparación de conductas a usar nuestros fracasos como fuentes de resiliencia en la vida; entonces después de un gran error que hemos cometido, podemos muchas veces aprender a ser mejores personas.  JAVI DE LA PLAZA.jpg
/gap