Los Cruzados no tuvieron piedad con Deportes Antofagasta. San Carlos de Apoquindo fue escenario del disfrute de la gente, que vio el encuentro con un solo equipo como protagonista.

Los tres puntos, se empezaron a cimentar en el pasto de Las Condes con el entretenido primer tiempo que brindó el equipo de Gustavo Quinteros. Un centro de Juan Cornejo le permitió a Duvier Riascos elevarse más que su marcador, para poner la pelota abajo, haciendo imposible la atajada de Fernando Hurtado (33′).

El partido hasta ese momento era parejo y 3 minutos más tarde, Felipe Flores aprovechó de subir por la banda zurda, para enviar un centro calculado hacia la entrada solitaria de Jason Silva, que empalmó de manera preciosa una volea que se clavó en un angulo del arco protegido por Dituro.

El 1 a 1 mandó a los dos equipos al descanso, dejando a Fernando Hurtado como el hombre clave de esa primera etapa, pues impidió que la UC aumentara el marcador.

La segunda parte solo trajo esa alegría a los hinchas cruzados, que en cierto punto, ponía en peligro el arquero antofagastino al destacarse bajo los tres palos. Luciano Aued, posterior a un tiro de esquina, empujó el balón al fondo de las redes, cuando corrían los 56 minutos de juego.

El partido entro en una disputa del medio campo y que claramente ganaba más a menudo la UC, entonces el entrenador visitante Gerardo Ameli, no dudó en echar mano a la banca para cambiar esa situación.

Los “pumas” ya no tenían jugadas de peligro que inquietaran al guardameta argentino. Oscar Hernández ingreso por Branco Ampuero y el cambio más relevante vino a los 71′ con el ingreso del venezolano Eduard Bello por Marco Collao.

Aquello trajo consecuencias muy inesperadas para los nortinos. Cuatro minutos más tarde, Bello se iba expulsado por fuerte entrada sobre Cornejo con una pierna muy en alto.

Así las cosas se le facilitaron al conjunto local, que con el control del balón debía esperar que fuera cosa de tiempo la oportunidad de reencontrarse con las redes otra vez.

El premio mayor se lo llevó César Pinares, que recorrió solo desde la mitad de la cancha con el balón en sus pies hasta la entrada del área sin que nadie lo detuviera, levanto la vista y puso el balón por sobre la humanidad de Hurtado, que vio como ese balón se enamoraba del vertical y tenia acceso a las redes a los 83 minutos del match.

Diego Buonanotte se dio un gusto personal y apenas a minutos de haber ingresado por Riascos, se sacó al portero con categoría y definió sin apuro el cuarto de la Católica (87′). José Pedro Fuenzalida cerró la fiesta con el quinto en el minuto 93′ y la UC se afianza en el primer lugar de la tabla.

Los 31 puntos que tienen los dirigidos por Gustavo Quinteros confirman la buena campaña y ahora sienten la necesidad de ratificarlo cuando reciban el 2 de junio a Union Española en San Carlos de Apoquindo.

/fao