De los 43 tiburones en los registros de OCEARCH, seis de los más grandes se encuentran en el litoral de las Carolinas, informó la organización (Foto: archivo)

Uno de los mayores peligros del verano australiano, además de los incendios, que este año especialmente han azotado el país oceánico duramente, son los ataques de tiburón, que también están golpeando peligrosamente al país en lo que va de año.

De hecho, este tipo de altercados ya han dejado unos 5 muertos en el país. La última víctima a causa del ataque de este feroz animal, ha sido una joven surfista de 35 años. Chantelle Doyle estaba surfeando junto a sus amigos en Shelly Beach, en la localidad de Port Macquarie, cuando un tiburón blanco de unos 3 metros de largo le atacó una pierna. 

Su marido intentó por todos los medios salvarla del ataque del escualo, y en una reacción instintiva, decidió liarse a puñetazos con el animal tal y como informan los medios locales. Finalmente, el hombre consiguió liberar a Chantelle, y las personas que fueron testigos del ataque, le ayudaron con los primeros auxilios para que posteriormente se la llevaran al hospital.

/gap