El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, abordó esta jornada lo que fue el operativo en conjunto entre la Fiscalía de La Araucanía y la PDI en la comunidad Temucuicui de Ercilla que terminó con un funcionario policial fallecido y otros heridos de consideración.

El operativo se enmarcó en una serie de diligencias de orden, registro y allanamiento por parte del Ministerio Público en medio de una investigación de arduo aliento respecto a diversos delitos como tráfico de armas, municiones, cultivo de marihuana, entre otros.

“La información que sí tenemos es que todos los procedimientos de allanamientos, fueron más de 11 allanamientos, fueron recibidos con intensos disparos, intensa violencia por parte de las personas que estaban en el lugar y este lamentable fallecimiento del funcionario de la PDI fue en realidad a la salida cuando efectivamente le pusieron obstáculos en el camino. Se cortó la ruta a través de árboles y en ese momento este funcionario de la PDI recibió un disparo. La verdad es que los detalles, hay que ver cuales son las circunstancias en las que ocurrió y eso tiene que ser la investigación que lo determine”, sostuvo Galli en diálogo con T13 Radio.

La autoridad agregó que “hay evidencia, nosotros tenemos imágenes de disparos de grueso calibre no solo en el helicóptero, sino también en varios de los vehículos que ingresaron al lugar a cumplir una orden judicial. Aquí no hay que olvidarse de algo: lo que estaban haciendo los funcionarios de PDI en un operativo inédito, coordinado por la Fiscalía, con PDI y con la colaboración de Carabineros”.

Sobre los ataques que recibió el personal policial, Galli indicó que se trataron de “disparos de alto calibre en cada uno de los lugares donde se iba a allanar y claramente lo que había ahí fue una capacidad organizativa que no da cuenta de una reacción individual de estas personas, sino que de una organización claramente dedicada a la producción de droga”.

En ese sentido destacó que en el operativo se logró incautar más de mil planta de marihuana, así como también se detectó ”una capacidad organizativa y una gran capacidad de armamento, que fue lo que recibió lamentablemente al operativo de la PDI”.

En ese sentido y sobre las críticas al actuar policial y al operativo -el cual se dio el mismo día de la lectura de sentencia del caso Catrillanca- Galli fue claro en señalar que aquí se está tratando con una organización criminal.

“El tráfico de drogas es un delito que se comete desde aquellas personas que se organizan para producir, aquellas personas que después venden la droga y luego además tienen que protegerla a través de la violencia, del uso de armas de fuego. Y eso es lo que vimos ayer, vimos hasta una subametralladora UZI que se incautó en el proceso. Más de 120 cartuchos 9 milímetros, es decir, estas son personas que trafican droga, producen droga y usan las armas de fuego para proteger su negocio ilícito. Eso fue a lo que se enfrentó este operativo dirigido por el fiscal regional de la Novena Región”, dijo.

Por lo anterior, es que Galli sostuvo que “después del poder de fuego expuesto ayer, de la cantidad de droga incautada, se acabaron los argumentos que aquí hay una persecución respecto de un grupo determinado. Aquí hay la ejecución propia del Estado de Derecho, la persecución y desarticulación de organizaciones criminales dedicadas a la producción y venta de drogas, que están dotados de alto poder de fuego”.

Y cerró con que “quedó demostrado ayer que la Temucuicui no es un lugar donde el Estado no ingrese. El Estado va a ingresar a hacer cumplir las ordenes judiciales”.

/psg