Al fin, y gracias a un partido político de la oposición, se entró en razón y se va a aprobar “la idea de legislar en el tema previsional”, a pesar de ello, me parece increíble que haya generado tal nivel de mezquindad el sólo hecho de empezar a analizar un proyecto tan importante y sensible para todos los pensionados de hoy y del mañana.

Dicho lo anterior, estamos claros que el hecho de empezar a analizar la reforma previsional enviado por el ejecutivo, no significa que esté todo aprobado ni mucho menos. Ha sido una “negociación” bastante peculiar, y una de las condiciones para ello, fue que una entidad pública, o estatal, o como se le quiera llamar, deba administrar ese 4% de cotización adicional, que, en todo caso, no estará en régimen sino hasta varios años más.

De todas maneras, y lo importante, es que cuando esto ocurra, ese 4%  vaya íntegramente a cada cuenta individual de cotización obligatoria de cada afiliado, lo cual me parece muy adecuado, ya que todas las personas  con nuestros impuestos, aportamos para la solidaridad, esa palabra que a veces suena muy politizada, para que el estado y el gobierno de turno, subsidie y haga inversiones en lo social y muchas veces es usada como slogan de algunos partidos políticos, y la solidaridad no es propia de uno u otro, sino de todos los ciudadanos de cada país.

Por el momento, ni el gobierno, ni los legisladores, saben exactamente de que tipo de entidad estamos hablando, ya que existen varias dudas al respecto. Lamentablemente, nuestro país que hasta hace un tiempo, no se percibía una corrupción, eso se ha ido quebrantando y nos hemos enterado de diversas instituciones públicas, que se suponían confiables, han demostrado signos preocupantes de corrupción nunca antes vista, como Carabineros, Fuerzas Armadas, Sename, Gendarmería, Iglesias, Poder judicial etc. por lo mismo, una entidad pública que administre los fondos previsionales, no deja de ser un buen botín, y de experiencia tenemos a uno de nuestros países vecinos como fue el caso de Argentina.

Por otra parte, creo que es deseable que cada trabajador, debiera tener libertad para optar por que entidad le administre ese 4% y así tener la opción de traspasar dicho porcentaje a otra entidad, si la rentabilidad no es la esperada. Los monopolios nunca han sido buenos, y al menos con ese porcentaje adicional, es un avance deseable de ir fomentando la competencia en la administración, al menos una parte, de nuestros ahorros previsionales.

Cabe señalar, que ésta discusión de la reforma previsional, no es algo inmediato, y deberá pasar por muchos procesos y por lo mismo, estamos sólo en el primer peldaño de una escala de un edificio de 20 pisos, en el cual no existe un ascensor y debemos ir paso a paso subiendo hasta llegar al último piso, a pesar del cansancio y las dificultades pero con la meta firme de llegar a la azotea y poder brindar por un acuerdo nacional para una mejor pensión a todos los adultos mayores.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com