Del 21 al 23 de mayo, Buenos Aires será la sede de la XXI Conferencia Interamericana dela Cruz Roja, donde las delegaciones de las 35 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de América discutirán la agenda humanitaria de la región: migración, cambio climático, reducción de riesgo de desastres, entre tantos otros desafíos. Francesco Rocca, presidente internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, encabezará el evento del que surgirá la “Carta de Buenos Aires”, con los lineamientos que la organización aplicará en los próximos cuatro años.

“La violencia urbana es la nueva guerra del continente”, aseguró Rocca, quien también sumó a la lista de desafíos la inclusión social.“Nosotros estamos al lado de las personas en los momentos más difíciles de sus vidas, entonces no alcanza solo con querer ayudar, hay que saber cómo ayudar”, agrega Diego Tipping, presidente de la Cruz Roja Argentina, que este año es anfitrión por segunda en su historia de la Conferencia Interamerica.

En diálogo con Infobae, Rocca y Tipping analizaron la agenda humanitaria de la región, los desafíos y la difícil tarea de lidiar con los Gobiernos para acercar la ayuda que se requiere en cada caso. El presidente internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, además, está recién llegado de Venezuela, donde encabezó la misión para ayudar en la grave crisis humanitaria que vive el país caribeño.

“Todos en Venezuela necesitan ayuda humanitaria, los chavistas y los que siguen a Guaidó… los nuestro es una boya en el mar pero tenemos un plan para ayudar a 650.000 venezolanos en un año, sobre todo en el tema salud”, explicó Rocca. Es que es justamente en el sector salud es donde ve la mayor urgencia: “Los venezolanos se mueren por la falta de energía en los hospitales y eso no se puede aceptar”. En su análisis, además, expresa un reclamo: “Nunca en mi trabajo como cruzrojista viví una situación de tanta politización de la ayuda humanitaria como en Venezuela. Allí es una misión imposible que no se politice la acción humanitaria”.

—¿Con quiénes se reunió cuando llegó a Venezuela?

Francesco Rocca: Con todas las partes de Venezuela. Con la fuerza de gobierno, de la oposición. Con los dos.

—Parece muy difícil evitar que se politice la ayuda humanitaria…

Rocca: No, ahí en Venezuela es una misión imposible, todo es politizado, todos los actos son vividos como politizados. Y le puedo decir, con toda honestidad, nunca en mi trabajo profesional, en esta experiencia como cruzrojista, viví una situación tan difícil como en Venezuela sobre el tema de la politización, de la polarización de la ayuda humanitaria.

—¿Y cómo hizo?

Rocca: Fue un trabajo de conversación. Porque lo que está pasando en Venezuela, y cuando se habla de hambre, o se habla de la necesidad de salud, todos están sufriendo. No es que no están sufriendo los chavistas o la gente que está con Guaidó, todos están sufriendo, toda la gente. En este momento necesitan ayuda, y para hacer esto se necesita una organización neutral, independiente, y que todos cumplan con los principios de la Cruz Roja, que respeten los principios fundamentales de la Cruz Roja, el tema de la neutralidad, de la imparcialidad y de la humanidad, claro.

Diego Tipping, presidente de la Cruz Roja Argentina

Diego Tipping, presidente de la Cruz Roja Argentina

—¿Cuál fue la mayor urgencia con la que se encontró?

Rocca: Para nosotros, en este momento, el tema de salud. Y claro que tenemos muchos temas más pero en este momento la gente se muere por la falta de energía eléctrica, porque los hospitales no tienen plantas, y esto es un tema que no se puede, honestamente, no se puede aceptar. Entonces hay una prioridad: la Cruz Roja está entregando las plantas eléctricas en los hospitales. Estamos entregando ayuda y cada día se va a brindar ayuda en un hospital diferente. Nuestro plan es poder ayudar a 650.000 personas en un año en el tema de salud.

—Y el drama venezolano conlleva otro drama que es el migratorio. No solamente para los venezolanos sino para toda la región. ¿Qué efectos tiene? Porque ustedes también trabajan en esa zonas…

Rocca: Sí, en la zona fronteriza con Colombia, la Cruz Roja colombiana está haciendo un trabajo increíble para apoyar en brindar ayuda a los que llegan al país, que son más o menos 3 millones de migrantes. Y esto es muy, muy difícil. En la zona fronteriza lo que se brinda es ayuda en temas de salud, los primeros auxilios que necesita esta gente. Pero tenemos suerte porque en Colombia tenemos una Cruz Roja fuerte, tenemos más de 27.000 voluntarios de la Cruz Roja colombiana , entonces la reacción fue muy, muy buena y tenemos una buena presencia ahí, en la zona fronteriza. Pero claro, son 3 millones de personas y eso genera un efecto devastante. No solamente tenemos que apoyar el trabajo de los voluntarios de la Cruz Roja venezolana sino también a los diferentes países afectados. En Perú, por ejemplo, hay miles y miles de venezolanos. Todos los países fronterizos están sufriendo las consecuencias. Este es un continente que tiene muchos desafíos, por lo que la migración va a incrementar la necesidad del trabajo por la inclusión social.

—Claro, es lo que viene, no solamente la emergencia de la llegada de los venezolanos sino cómo se integran a una sociedad.

Rocca: Sí. Yo soy de Italia. Nosotros vivimos el tema de la inmigración fuerte del Mediterráneo, y la dignidad de un ser humano no es una mesa con arroz y un poquito de pollo, la dignidad es mucho más que eso, mucho más. No se puede confinar la dignidad a una comida. Y entonces se necesita la escuela para los niños, la salud. Esos son desafíos para países que ya tienen muchas dificultades internas. Entonces nosotros estamos haciendo lo que se puede para ayudar, pero es una situación muy difícil.