Dificil panorama vive Universidad de Chile en el campeonato nacional, al solo sumar 9 puntos y ubicarse en puestos de descenso, compartiendo el mismo puntaje con otros dos equipos.

En la víspera del duelo frente a Deportes Iquique y el receso por la Copa América que comienza en el próximo mes de junio, en la U ya piensan como organizarse para el segundo semestre.

Los refuerzos serán una prioridad para salir del mal momento, pero el punto en contra que tiene el equipo mágico es la gran inversión realizada a principios de año, para traer a 10 jugadores. Esto indudablemente deja sin caja a la directiva para iniciar conversaciones por grandes jugadores, que perciban un sueldo muy alto en otros equipos.

Ante este escenario la idea es desprenderse de algunos jugadores que futbolísticamente no han sido un aporte suficiente para el club, buscar nuevos destinos y también recibir dinero que facilite la eventual contratación de hombres en puestos claves.

Un nombre que podría partir es el panameño Gabriel Torres, quien deslumbró el año pasado como una de las figuras que tuvo el Huachipato de Nicolás Larcamón y disputó por primera vez una Copa del Mundo con su selección.

Su llegada a la U se dio con muchas expectativas por lo hecho en el equipo del sur, pero la realidad terminó de decepcionar al jugador y a los propios hinchas y directivos, que no vieron en el centroamericano el juego mostrado en la tienda acerera, estando a un nivel por bajo de lo esperado.

Partir a préstamo al extranjero es la opción que se maneja y así liberar un cupo, para la llegada de otro extranjero.

Francisco Silva y Leonardo Gil son otros nombres que han sido acercados a la dirigencia de Azul Azul, sin embargo al otro lado de la cordillera estan siendo bien remunerados por Independiente y Rosario Central respectivamente, lo que dificulta una llegada fácil.

Angelo Henríquez también podría dejar el club, pero posicionandolo en otros mercados con una venta, para generar dinero al momento de contratar nuevos valores para el equipo. El delantero no ha sido determinante en su función que es marcar goles.

El panorama azul debe cambiar, pero da la sensación que un nuevo remezón esta por venir, de no continuar Alfredo Arias como entrenador del primer equipo para el segundo semestre, por los pésimos resultados conseguidos en el mes que ha trabajado como el estratega de los azules.

/fao