Los efectos que tendrá el cambio de horario de la cuenta pública presidencial del próximo 1 de junio, ceremonia que por primera vez tendrá lugar en un horario prime (20.30 horas), ya comienzan a aparecer.

Uno de ellos, según confirmó el propio presidente del Senado, Jaime Quintana, esta mañana en Valparaíso, es una considerable baja en el número de periodistas y corresponsales acreditados para cubrir el evento en que el Presidente Sebastián Piñera rendirá cuenta ante el país en medio de su segundo año de mandato.

Así, el principal objetivo con el que el gobierno justificó la modificación del horario tradicional -aumentar los niveles de audiencia- no estaría asegurado y, de hecho, podría darse el escenario totalmente opuesto.

“Efectivamente los requerimientos de prensa acreditada son inferiores a los que hemos tenido en otros años y eso puede tener una consecuencia”, sostuvo el presidente de la Cámara Alta.

Según informaron de la corporación, ya cerrado el proceso de acreditación, habría cerca de 400 periodistas inscritos para cubrir la ceremonia, es decir, 300 menos que años anteriores, lo que equivale a una disminución de alrededor de un 43%.

El debut de Raúl Guzmán y la ausencia de edecanes

Pero además del horario, esta cuenta pública tendrá varias novedades. Una de ellas es que la ceremonia, por primera vez, no contará con la presencia de los edecanes del Senado y la Cámara de Diputados, luego de que ambas corporaciones decidieran no seguir asumiendo el costo que implicaba dicha asignación.

“Detrás de las autoridades van a estar solamente los cuatro edecanes del Presidente de la República”, explicó el jefe de protocolo del Senado, Guillermo Miranda.

Otro de los hitos será el debut del nuevo secretario del Senado, el ex fiscal Raúl Guzmán, quien asumió este mes en su cargo y en los últimos días se ha estado preparando para asumir el rol de “maestro de ceremonia” ese día.

Medidas de seguridad

Si bien en la Cámara Alta aseguran que no reforzarán las medidas de seguridad tradicionales, Miranda confirmó que se le pidió a cada parlamentario que las dos personas que tienen derecho a invitar deben asistir a la ceremonia con su cédula de identidad y la respectiva invitación, las que serán requeridas por la Carabineros en la entrada del salón de honor, que abrirá sus puertas a las 18 horas de ese sábado.

“Ese es el primer chequeo que habrá por parte de la Dipolcar”, explicó el jefe de protocolo de la Cámara Alta.

/psg