El 27 de marzo me di el tiempo de escuchar a los tres candidatos a encabezar la mesa directiva del partido Revolución Democrática, en un debate organizado por CNN Chile. Digo que me di el tiempo, simplemente porque me gusta estar al tanto de la contingencia política de manera transversal, y porque NO soy militante de dicho partido. Más o menos, definí quién me parecía el candidato más convincente en sus argumentos como para encabezar el partido, de acuerdo a sus argumentos e ideas sobre política interna.

Pero, todo el interés que pude tener en escuchar las ideas expuestas se fue a cero, cuando consultados por la periodista “¿Mar con soberanía para Bolivia?” Los tres coincidieron en un rotundo y cerrado “Sí”.

Me pregunté muchas cuestiones al respecto:

¿La afirmación en la respuesta fue hecha para hacerse ver con una posición “progresista” frente a un electorado juvenil, que es el grueso del electorado y simpatizantes del partido?

¿Quiénes se hacen cargo en RD de los contenidos programáticos en Relaciones Internacionales? ¿Tienen la solvencia académica en el área, para entender que el respeto a los tratados internacionales y el no ceder soberanía estatal a otro Estado es un principio de la política exterior de Chile y es una práctica de la política exterior del Estado de Chile respectivamente, independiente del color político del gobierno de turno?

¿Cuál es el valor que los candidatos a presidir la mesa directiva de RD otorgan al compromiso jurídico que se origina de la firma de Tratados Internacionales? Si la respuesta es “Ninguno”, entonces estamos frente a políticos que están desconociendo el ordenamiento jurídico internacional, mediante el cual se norma la convivencia entre los Estados desde hace siglos.

¿Los candidatos conocen todos los beneficios, las concesiones arancelarias y aduaneras que benefician a Bolivia y facilitan su comercio internacional mediante el acceso privilegiado a nuestros puertos, beneficios de los que ningún otro país mediterráneo goza de manera tan amplía en el mundo, como lo hace Bolivia?

¿Conocen dichos candidatos situaciones en terreno, como la opinión de los ciudadanos chilenos viviendo en regiones fronterizas sobre la convivencia cotidiana que ya tienen con ciudadanos de los países vecinos, así como qué piensan esos mismos ciudadanos chilenos cuando en Santiago se discute si entregar una salida soberana o no entregarla por territorios donde ellos habitan?

Eso, por sugerir unas cuantas reflexiones preliminares respecto al tópico…

Espero que si la precandidata presidencial del Frente Amplio, doña Beatriz Sánchez, es ungida finalmente como la abanderada del sector, y disputar su opción en la carrera presidencial con los candidatos ya confirmados, y sobre todo si es que concreta la posibilidad de disputar un nuevo ballotage y logra concretar su llegada a La Moneda, como eventual Jefa de Estado y Jefa de Gobierno sí tenga el cuidado y la prudencia de tomarse en serio el ordenamiento jurídico internacional, así como los compromisos internacionales que suscribe Chile, a los que, insisto, el Estado chileno adhiere como principios intangibles de su política exterior y su actuar en el sistema internacional.

Mientras, yo me sigo declarando como un ciudadano interesado en estar informado sobre la política interna de mi país, un ciudadano interesado en las Relaciones Internacionales como disciplina académica y practica de la convivencia entre los Estados, un ciudadano con sus opiniones políticas muy definidas, y finalmente como un ciudadano en situación de carencia de una tienda política. Parafraseando a Diógenes de Sinope, el filósofo cínico, “Sigo buscando con una vela…”

Carta a El Mostrador de Rigoberto Cornejo Cáceres, Historiador

/gap