La repercusión que tuvo el funeral narco de alto riesgo ocurrido en Conchalí la semana pasada, evidenció a las autoridades la eventual impunidad con que las bandas de narcotraficantes se manejan en las zonas más vulnerables del país. Días de balas y pirotecnia que atormentan a los vecinos, en una ceremonia que exhibe la muerte y venganza en el hampa chilena.

Dicha situación impulsó al ministro del Interior, Andrés Chadwick, ordenar a Carabineros que no hagan vista gorda a estos hechos e intervengan ante los ilícitos asociados a estas situaciones, donde muchas veces aparece el porte ilegal de armas, robo de vehículo, entre otros delitos.

A partir de estos hechos, los diputados UDI Álvaro Carter, Juan Manuel Fuenzalida y Osvaldo Urrutia, elaboraron un documento denominado “Paz para Nuestras Poblaciones”, con una serie de propuestas para enfrentar este escenario. Este pretende ser entregado mañana al ministro del Interior en La Moneda.

Se trata de seis medidas que buscan “endurecer las políticas de combate al narcotráfico con medidas ejemplificadoras y que apunten a disminuir y ojalá terminar con este tipo de grupos”.

Fuerzas Armadas

Una de las propuestas apunta a involucrar a las Fuerzas Armadas en esta lucha, puntualmente a través de la intervención del Ejército. “La gente en las poblaciones pide a gritos la presencia de funcionarios policiales y de las Fuerzas Armadas para vivir tranquilos. Bueno, llegó el momento de escucharlos y empezar a tomar más en consideración sus peticiones”, señala el documento.

Al mismo tiempo, aseguran que van a proponer a nivel parlamentario “dar las urgencias necesarias a los proyectos de ley que ya existen y que permiten el compartir información entre las FF.AA. y las policías en el ámbito de la inteligencia y no que pase lo que se vive hasta ahora, que dicha información simplemente se pierde”.

“Lo que queremos es que efectivamente exista una comunicación y trabajo en conjunto entre las Fuerzas Armadas y las policías, para el trabajar en conjunto en materia de inteligencia y que si es necesario su apoyo para enfrentar a los narcotraficantes en las poblaciones“, indica el diputado diputado Álvaro Carter.

“Es necesario que exista un trabajo efectivo y real entre todos los estamentos, por lo que estamos en la línea de que nuestras policías trabajen en conjunto con las Fuerzas Armadas para un rol de inteligencia y preventivo – incluso disuasivo – para terminar de una vez por todas con este flagelo que es el narcotráfico y que tanto sufrimiento causa a las familias que quieren vivir en paz”, señala el diputado Juan Manuel Fuenzalida.

Otra sugerencia tiene que ver con el equipamiento de las policías a la hora de ingresar a estos sectores. En este sentido, los diputados gremialistas creen “necesario aumentar sus medidas de seguridad en materia de chalecos antibalas, cascos y armamento”. En este último punto, consideran que se debe “a lo menos permitir el uso de armas como la subametralladora UZI, potenciar el uso de drones para labores de inteligencia, entre otras medidas”.

Cierre de pasajes

El derrumbe de los muros que cerraban los pasajes de la población La Legua, en San Joaquín, fue uno de los hitos destacados por el gobierno en materia de seguridad. Sin embargo, la propuesta de los parlamentarios oficialistas apunta en dirección contraria, impulsando el cierre de pasajes y de plazas públicas. Según el documento, “vamos a insistir en la iniciativa que permitirá cerrar pasajes (que no sean vías estructurantes), para que cada vecino pueda decidir si quiere o no vivir con algún grado de seguridad en el entorno a su domicilio”.

El escrito también apunta al porte de armas de guerra en estos grupos. “No cabe duda que existe una fuga de armas desde cuarteles y por ello es necesario aumentar las penas en forma drástica, para que en caso de detectarse un caso de venta o arriendo de armas y/o municiones se sancione de manera muy dura, tanto a nivel militar como en lo civil, por lo que presentaremos un proyecto de ley en este sentido”.

/psg