Indicaciones de senadores RN, UDI y DC al proyecto de aborto propuesto por el gobierno coinciden en modificar la causal de riesgo de vida de la madre, estableciendo que toda práctica médica lícita para salvar la vida de la madre y que como consecuencia termina con la vida del feto no es aborto.

El gobierno, por su parte, repone una serie de indicaciones que habían sido rechazadas en la Cámara de Diputados; entre ellas, el aborto en menores de 14 años y la eliminación del deber de denuncia a la que están obligados los facultativos que conocen de un aborto.

El jueves se cerró el plazo para que los senadores ingresaran las indicaciones, y el próximo paso en la tramitación será el martes en la comisión de Salud, que preside el senador PPD Guido Girardi.

En enero, la Cámara Alta aprobó la idea de legislar con 20 votos a favor, 15 en contra y las abstenciones de los DC Manuel Antonio Matta y Andrés Zaldívar, señala “El Mercurio”.

En línea con las indicaciones del gobierno, el senador y candidato presidencial Alejandro Guillier es partidario de ampliar hasta las 18 semanas la edad gestacional para abortar en caso de violación y de restringir el ejercicio de la objeción de conciencia, exigiendo además, de una notificación previa y por escrito, una fundamentación y el visto bueno del director del establecimiento de salud.

Coincidencias entre bancadas distintas

“Generan consensos”, dicen quienes conocen el tema sobre las indicaciones —”con matices gramaticales, pero similares en su intención”— presentadas, entre otros, por los DC Andrés Zaldívar y Patricio Walker; los RN Francisco Chahuán y Andrés Allamand; Carlos Bianchi (Democracia Regional Patagónica) y Jacqueline Van Ryselberghe (UDI), respecto a la causal de riesgo de vida de la madre.

Establecen que cuando un facultativo interviene un embarazo para salvar a la madre y que muere el feto en ese procedimiento, no se trata de un aborto, por lo que no se estaría en presencia de “aborto terapéutico”.

El proyecto del gobierno “amarró”esta causal a la inviabilidad fetal y la violación, inaceptables para sectores religiosos y provida y que contarían con menos oposición. Indicaciones DC Andrés Zaldívar propone una “atenuación judicial de la pena”establecida en la actual legislación.

El aborto sigue siendo un delito, el juez debe imponer una sanción, pero no podría imponer como “techo” más de la mitad de la pena asignada y como piso podría bajarla según estime. Disminuye la intensidad de la persecución penal a la mujer, una aproximación más humana al problema.

Este punto genera una de las mayores discrepancias en sectores de la DC e independientes que se oponen a que la mujer que se practica un aborto termine en la cárcel.

A través de otra indicación, el senador Andrés Zaldívar propone que en caso de inviabilidad fetal no se aborte de inmediato, sino esperar e inducir el parto a las 22 semanas cuando existen los medios y tratamientos médicos adecuados. Guillier, Girardi y Allende, por extender plazo para un aborto

Los senadores Alejandro Guillier, Guido Girardi (PPD) e Isabel Allende (PS) proponen extender el plazo para un aborto, al eliminar la distinción que hacía el proyecto en la edad de gestación permitida para abortar en niñas menores de 14 años —bajo las 14 semanas—, y ampliarla hasta las 18 semanas.

El senador Girardi (PPD) propone que en caso de violación en menores de 14 años, sea la propia mujer la que elija quién es su representante legal, figura establecida por la ley para garantizar el debido consejo. Los senadores Guillier y De Urresti (PS) amplían la causal de riesgo de vida de la madre al introducir el concepto de “daño grave a la salud”.

El senador Girardi agrega la expresión “presente o futuro”. Posibilidad de elección Tanto Zaldívar (DC) como Allamand (RN), Alberto Espina (RN) y Carlos Bianchi, en sendas indicaciones, proponen que la mujer pueda elegir entre un acompañamiento del Estado y de entidades de la sociedad civil.

Los senadores Jorge Pizarro (DC), Alfonso De Urresti (PS) y el independiente Pedro Araya introducen un cambio relevante en la causal de inviabilidad fetal, que hasta ahora suponía una patología congénita o genética desde el inicio del embarazo. Ellos abren la causal a una “malformación congénita, alteración genética o patología adquirida, incompatible con la existencia intrauterina o la vida independiente”.

/gap