Carabineros inició un sumario interno contra un oficial de la 1º Comisaría de Santiago tras la muerte de seis turistas brasileños en el centro de Santiago, esto tras una aparente intoxicación por monóxido de carbono.

Según datos de la investigación, los ciudadanos extranjeros realizaron dos llamadas al 133 alertando sobre su situación de salud. Sin embargo, los uniformados no dieron con su paradero.

El primer llamado a la central de comunicaciones se registró cuatro horas antes de la llegada del cónsul adjunto de Brasil en Santiago al lugar, lo que ocurrió a eso de las 16:40.

Dicho contacto fue realizado por Fabiano de Souza, quien dijo sentirse mal de salud junto a su familia y dio la dirección correcta del lugar donde se encontraban. Sin embargo, los uniformados que concurrieron al procedimiento no encontraron el domicilio.

Minutos más tarde hubo un segundo llamado, esta vez anónimo, donde se entregó una dirección errada. Finalmente, hubo un tercer llamado comunicando el hallazgo de las seis personas fallecidas, que sería el realizado por el cónsul tras entrar al departamento con la ayuda de un cerrajero.

El general Mauricio Rodríguez, jefe de zona metropolitana, anunció que se inició un sumario interno en la institución para establecer responsabilidades en lo ocurrido.

“Los antecedentes han sido puestos a disposición del Ministerio Público y, en segundo lugar, hacer presente que desde el punto de vista interno se han dispuesto indagaciones administrativas con la finalidad de establecer si hubo una negligencia o inacción por parte del oficial que adoptó el procedimiento”, indicó Rodríguez.

La información también fue confirmada por el ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien declaró que la situación está siendo investigada por la organización uniformada.

“Carabineros tiene que revisar todos los antecedentes que tenga”, indicó.

El hecho ocurrió el pasado miércoles en un departamento de calle Santo Domingo con Mosqueto, el que las víctimas habían arrendado por la plataforma Airbnb en un viaje donde pretendían celebrar los 15 años de una de las víctimas fatales.

/psg