El chileno pese a luchar de forma aguerrida frente al alemán Alexander Zverev, terminó cediendo el encuentro en la última pelota, no siendo preciso, permitiendo el triunfo amargo del europeo, que se vio contra las cuerdas durante el ultimo set.

Sin nada que reprocharle al chileno, esta final perdida marcará seguramente un antes y un después, una enseñanza de esta clase de partidos, como la de hoy frente al quinto mejor jugador del planeta.

El primer set terminó en favor del alemán por 6-3 y se mostró sólido con su saque y en la devolución para poner en aprietos al chileno, que sin dudarlo enfrentó la segunda manga con gran actitud, para igualar el score.

6-3 el segundo parcial para el santiaguino, quien sacó a relucir su buen juego, su potente saque y mejor devolución para sorprender al joven teuton.

Los espectadores que vieron en la arcilla de Ginebra el último set, sin duda disfrutaron la mejor parte del juego, con oportunidades para ambos de llevarse en definitiva el duelo y coronarse en el torneo.

Esta final tuvo al chileno casi asegurando la victoria, cuando estuvo a nada de quebrarle el servicio a Zverev en uno de los juegos más decisivos.

Finalmente Jarry no impidió que su rival zafara con vida en esa disputa y todo se llevó a un Tie Break.

Fue ahí donde el alemán tomó una ventaja que parecía irremontable de 4-0, pero Jarry aguantó y se sobrepuso llegando a igualar el score y teniendo dos puntos de quiebre a su favor. También cabe destacar que si el chileno desperdició esas oportunidades,  fue artífice de 3 puntos de partido que le negó al europeo.

Pero a la larga, todo el esfuerzo hecho por el nacional quedo apunto de traducirse en triunfo. 10-8 fue el juego para Zverev, que dejó triste al chileno y a los compatriotas que compartían desde las gradas el deseo por el triunfo del Nico.

Jarry deberá pasar el trago amargo de la derrota y mentalizarse en Juan Martín Del Potro, que será su rival el lunes por el abierto de Francia, el segundo Grand Slam del año “Roland Garros”.

/fao