La Cancillería confirmó que ayer, y debido a una falla multisistémica, falleció María Inés Contreras, la mujer de 68 años que se encontraba de vacaciones en Cancún y que sufrió la amputación de su pie derecho tras un accidente en un catamarán en  la Riviera Maya de México.

El Cónsul de Chile en ese país, Fernando Berguño, llegó hasta el lugar para acompañar a la familia de la ciudadana chilena, que murió luego de sufrir complicaciones tras la invervención.

La fallecida se encontraba en ese país de vacaciones y para asistir a los matrimonios de dos de sus hijos.

En concreto, sufrió una lesión menor mientras regresaba desde Isla Mujeres en un barco el sábado 4 de mayo. “Volvía, el barco se movió y mi madre dio un paso en falso, golpeándose la pierna derecha (…) fue un golpe que provocó una pequeña laceración”, explicó inicialmente su hijo Fabián Valderrama, cuando dio a conocer el caso el pasado jueves, antes que su madre muriera, en una primera consulta médica le diagnosticaron un esguince, sin embargo, los fuertes dolores dieron cuenta que la lesión le provocó una septicemia, y, producto del avance de la infección, sufrió la amputación de su extremidad.

Previo al deceso, la familia había realizado una solicitud de ayuda financiera al Gobierno para trasladar a la mujer a Chile, ya que no tenían recursos para continuar con los tratamientos de su madre.

Tras el fatal desenlace, la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Carolina Valdivia, explicó que tanto el Cónsul como el embajador chileno en México se pusieron en contacto con la familia y autoridades para poder avanzar con el proceso de repatriación del cuerpo y la vuelta de los familiares que acompañaban a María Inés.

Al respecto, el senador José Durana (UDI), quien se encontraba ayudando a la familia con la petición de regreso a Chile, explicó a CNN que el estado de salud de la mujer se habría agravado debido a las insuficientes atenciones médicas que recibió. “El seguro con el que viajaban no sirvió para nada. Su situación se complicó tras tener que cambiarse de clínica a hospital”, señaló.

“Lo primero es contar con todos los documentos de la autoridad sanitaria mexicana”, explicó, cuya tramitación están apoyando “para que esto sea lo más breve posible”.

Los hijos anunciaron la creación de la Fundación María Inés Contreras Figueroa, para evitar que se repitan casos como este.

/cbm