El gobierno sorprendió ayer con un anuncio: buscará modificar el mecanismo con que se reajustan todos los años los valores del TAG, que está incorporado en los contratos de las principales autopistas urbanas de la Región Metropolitana.

“Las licitaciones de actuales carreteras se hicieron hace 20 años e incorporaron reajuste anual de 3,5%, que no se justifica”. Este fue el mensaje con el que el Presidente Sebastián Piñera destacó la medida a través de sus redes sociales, cuestionando la fórmula actual con el que se calculan los incrementos de las tarifas.

Dicha fórmula para alzas del TAG, según el mecanismo incorporado en el contrato de las principales vías expresas de la capital -entre ellas Costanera Norte, Autopista Central, Vespucio Sur y Vespucio Norte-, consiste en un alza fija de 3,5% más el IPC anual acumulado.

Luego fue el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, quien explicó que el Presidente instruyó a que se logre un acuerdo con las empresas concesionarias de autopistas para reducir las alzas en los peajes que como todos los años, se concretan a partir del 1 de enero.

En la presentación de un plan de inversiones en infraestructura vial por más de US$7 mil millones, el titular del MOP adelantó que iniciará negociaciones con las compañías.

El plan es que el Ministerio de Obras Públicas se siente a negociar con las empresas a la brevedad, para alcanzar acuerdos en los próximos 30 días. Una alternativa que se evalúa es un reajuste de 1% por sobre IPC.

Respuesta de privados

Desde la industria comentaron que, si bien recibieron el anuncio con sorpresa, están abiertos a negociar con el MOP.

El presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública AG (Copsa), Leonardo Daneri, dijo que “estamos absolutamente dispuestos a llegar a un acuerdo, tal como lo hicimos cuando se nos pidió que pusiéramos el free flow en la llegada de las carreteras interurbanas a Santiago”.

Respecto al nuevo mecanismo que se podría adoptar, Daneri planteó que “es bastante razonable que se baje la tasa de reajuste sobre el IPC”. En ese sentido, explicó que “el mantener un porcentaje de aumento como el que tienen las actuales autopistas que se están construyendo en Santiago, que va entre 1% y 1,5% sobre IPC, se ve razonable”.

Respecto a las compensaciones para las concesionarias, las alternativas que se analizan son mayores obras en las autopistas y extensión en los plazos del contrato de concesión. De todas formas, aseguró Daneri, “vamos a llegar a un acuerdo, no nos cabe ninguna duda”.

Daneri es optimista y aseguró que es factible cerrar acuerdos este año y aplicar la nueva fórmula en el reajuste para el año 2020.

“Un decreto supremo es algo que toma varios meses. Por lo tanto, nos interesa mucho llegar a acuerdos durante los 30 días, y empezar a hacer el decreto de tal forma que estuviera aprobado cuando venga la próxima alza”, señala.

De acuerdo con los tarifarios publicados por las cuatro autopistas urbanas que operan en la capital -Costanera Norte, Autopista Central, Vespucio Norte y Vespucio Sur- permite concluir que el costo de transitar por ellas ha crecido, en promedio, 82% nominal en 10 años. En término reales -descontando inflación-, las rutas registran un alza de 40%.