La situación quedó al descubierto el pasado martes cuando los niños llegaron a clases en el colegio Juan Luis Undurraga, perteneciente a la fundación Belén Educa. Allí, un asistente social  se percató de que los menores de 6 y 8 años tenían lesiones en sus manos.

Tras la consulta respectiva, ellos comentaron que su abuela los había quemado con un cuchillo caliente tras acusarlos por el extravío de $750.

Carabineros recibió la denuncia y, a petición del Ministerio Público, detuvo a la mujer y este miércoles pasará a control de detención por maltrato infantil.

/carolina braun