Decir Liverpool es decir The Beatles, una relación que funciona igual al revés, cuando se piensa en la banda la cabeza te lleva a la ciudad del noroeste de Inglaterra. Ahora bien ¿de qué equipo eran sus componentes? ¿Del Liverpool? ¿Del Everton?

Liverpool es la ciudad de nacimiento de los cuatro, Paul McCartney, John Lennon, George Harrison y Ringo Starr y fueron las primeras grandes estrellas universales de Liverpool, pues los ‘reds’ consiguieron su hegemonía en los años 70, cuando los Beatles ya eran célebres en todo el mundo. En una ciudad tan loca con su club sería lógico pensar que sus gustos están claro, pero no es tan sencillo.

Hoy en día es muy común que los músicos digan abiertamente cuáles son sus clubes, pero en aquellos días se intentaba que no se supiese para así no ponerse en contra a los aficionados de los clubes rivales.

En la escena ‘Eleanor Rigby’ de la peícula Yellow Submarine, se puede ver alguna referencia al fútbol, con dos equipos, uno vestido de rojo, el otro de azul, justo como van vestidos en el derby del río Mersey.

Fuera de eso hay poco oficial y hay mucho de quedar bien con todos. Por ejemplo, Paul McCartney es considerado un hincha del Everton, puesto que fue visto en las gradas en la final de la FA Cup de 1968 que enfrentó al West Brom y al Everton. Diplomático, el zurdo dice que los dos equipos están en su corazón, aunque ha llegado admitir que “cuando se llega al límite”, es azul.

“Aquí está la cosa, mi padre nació en Everton, mi familia es del Everton, así que si hay un derbi en una final entre los dos yo tengo que apoyar al Everton”, explicó en su momento en la Radio Merseyside.

Siempre, en todo caso, guardando cierta cercanía por el club más grande de la ciudad: “Después de un concierto en Wembley me hice amigo de Kenny Dalglish, y pensé, yo voy a apoyar a los dos equipos, porque esto es Liverpool y aquí no hay esa cosa de protestantes contra católicos. Tengo una dispensa especial del Papa para animarlos a los dos, pero cuando están en un gran partido ambos, me tira el Everton”. Su hermano Mike, curiosamente, es aficionado del Liverpool.

En cuanto a John Lennon, nunca fue un gran aficionado al fútbol o a cualquier otro deporte, según su biógrafo Ray O’Brien. Su padre, eso sí, era del Liverpool y fue suya la sugerencia de colocar a Albert Stubbins, mito de los ‘reds’ como el único futbolista entre las grandes personalidades reflejadas en la portada del álbum Sgt. Pepper. Además, en la canción ‘Dig It’, entona el nombre de Sir Matt Busby, que estuvo cinco años en Anfield antes de pasar al Manchester United.

George Harrison era el más público en sus opiniones, concretamente en su rechazo al fútbol. “Si hay tres equipos en Liverpool, yo soy del otro”, explicó un día para mostrar su desinterés. Su hijo Dhani, a diferencia del célebre guitarrista, es un gran aficionado al fútbol y a los reds.

El caso de Ringo Starr es el más curioso de todos, pues parece que es fan de un club de Londres, el Arsenal. Su padrastro era de la capital y solía llevar al batería del grupo a Goodison cuando los ‘gunners’ jugaban contra el Everton.

Poca conexión con el fútbol, aunque a los cuatro de Liverpool se les recuerda un telegrama al entrenador del Liverpool, Bill Shankly, deseándole suerte para la final de Copa: “Mucha suerte colegas, os veremos en la tele. John, Paul, George y Ringo”.

/gap