Un terremoto de 6,6 sacudió este jueves a El Salvador, sin que de momento se reporten víctimas o daños materiales, en tanto, las autoridades emitieron una alerta de tsunami en la costa del Océano Pacífico.

El Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS) cifró en 6,6 la magnitud del movimiento telúrico y lo ubicó unos 40 km al sur de San Salvador, la capital.

En tanto, el ministerio de Medio Ambiente (Marn) salvadoreño calificó el movimiento en una magnitud de 6,8 “frente a la costa (en el Pacífico del departamento) de La Libertad”.

Tras el terremoto, el Marn emitió una alerta de tsunami para la costa del Pacífico, aunque la titular de esa cartera, Lina Pohl, dijo que la misma fue emitida “por protocolo”. En efecto, el Pacific Tsunami Warning Center de Estados Unidos no emitió alerta alguna.

El terremoto se registró durante la madrugada y su epicentro, que tuvo una profundidad focal de 48 kilómetros, fue fijado a 66 km al sur de la playa Mizata, en la costa Pacífico del departamento de La Libertad, según un informe del Marn.

De momento las autoridades no han informado de víctimas o daños materiales, aunque “se está en evaluación”, aseguró el director de Protección Civil, Jorge Meléndez.

El Cuerpo de Bomberos y la Policía indicaron que se efectúa “un rastreo” por todo el territorio para constatar eventuales daños por el terremoto.

El presidente electo, Nayib Bukele, aseguró en Twitter que el terremoto fue sentido “en el 100% del territorio nacional”.

En tanto, el ministerio de Educación anunció la suspensión de las clases en las escuelas ubicadas en la zona costera como medida preventiva.

El terremoto, según las autoridades salvadoreñas, habría sido sensible en Guatemala, Honduras, Nicaragua y hasta en Costa Rica.

/carolina braun