(Reuters)

El presidente Donald Trump consideró este jueves a un eventual juicio político, posibilidad que evalúan los demócratas del Congreso, como algo “sucio, asqueroso y repugnante”, al tiempo que renovó sus críticas contra el ex fiscal especial Robert Mueller.

Trump, que habló con los periodistas en los jardines de la Casa Blanca antes de tomar un helicóptero para hacer una visita a Colorado, calificó a Mueller de “verdadero anti Trump”. En la víspera, el fiscal dio por cerrado su trabajo y dejó en manos del Congreso la posibilidad de iniciar un proceso contra Trump por una supuesta obstrucción a la Justicia en este caso.

Consultado por periodistas sobre si esperaba ser objeto de un impeachment, Trump contestó: “No lo veo ahora… Es una palabra sucia, asquerosa y repugnante… Es un acoso presidencial gigantesco”, dijo.

Durante su intervención, Mueller anunció su renuncia al puesto una vez terminada la investigación e indicó que una acusación formal contra Trump “no era un opción” dadas sus limitaciones legales y trasladó la decisión al Congreso.

El fiscal Mueller dio por finalizada su investigación y presentó su renuncia. Además, explicó que era imposible que presente cargos contra Trump, dando a entender que es tarea del Congreso (Reuters)
El fiscal Mueller dio por finalizada su investigación y presentó su renuncia. Además, explicó que era imposible que presente cargos contra Trump, dando a entender que es tarea del Congreso

Tal explicación no fue considerada por Trump en su Twitter, donde dijo que si Mueller hubiese encontrado alguna evidencia, hubiese presentado cargos contra él, escenario inviable por las disposiciones del Departamento de Justicia.

Además, en su cuenta, cometió un desliz. “No tuve nada que ver con que Rusia me ayudara a ser elegido”, escribió, admitiendo que agentes rusos beneficiaron su victoria electoral. Posteriormente, ante la prensa, se desdijo.

En su informe final, Mueller señala que no hay pruebas de nexos entre el entorno de Trump y Moscú, pero no alcanza una conclusión sobre un posible delito de obstrucción a la Justicia por parte del mandatario. Durante su comparecencia del miércoles ante la prensa, Mueller subrayó que si tuviese la seguridad de que el presidente es inocente, lo habría dicho. En cambio, Trump opina que el caso está cerrado.

La decisión sobre comenzar o no un juicio político al presidente queda en el Congreso, donde los demócratas están divididos dadas las posibles implicaciones políticas que tendría de cara a las elecciones de 2020.

Nancy Pelosi, líder demócrata en el Senado, debe decidir si abre el proceso de juicio político contra Trump (Reuters/Archivo)
Nancy Pelosi, líder demócrata en el Senado, debe decidir si abre el proceso de juicio político contra Trump

El proceso debería iniciarse en la Cámara de Representantes, donde el Partido Demócrata tiene la mayoría, y si se aprobasen los cargos el juicio se hace en el Senado, controlado por el Partido Republicano, con ínfimas posibilidades de éxito.

La presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, hasta ahora se ha resistido a la petición de una minoría de la bancada demócrata para que se inicie el proceso de destitución, ya que considera que el trámite resultaría fútil a menos que los republicanos respalden el proceso. Por ello, prefiere que continúen las investigaciones que diversos comités del Congreso llevan a cabo sobre Trump, con la expectativa de que esas pesquisas tengan más impacto sobre la opinión pública y los republicanos.

/psg