Bajo la consigna “Nos cansamos” fue convocada una marcha para ayer, a las 18.00, en la plaza Baquedano, en la Región Metropolitana y en diferentes zonas del país, con el fin de manifestar reparos en contra de las políticas públicas impulsadas por el Presidente Sebastián Piñera. La movilización fue llamada hace algunos días por la Coordinadora NO+AFP, la Confusam, Fenpruss, el Colegio de Profesores de Chile, ANEF y la Confech.

En el Ejecutivo afirman que fue recién ayer miércoles que se pidió autorización para la marcha y que la Intendencia rechazó la solicitud debido a que no se hizo dentro del plazo correspondiente. De todas formas, las mismas fuentes del gobierno sostienen que se les entregó una alternativa de recorrido, que no habría sido aceptada.

En este escenario, según fuentes de gobierno, si bien reconocen que la convocatoria para la movilización es amplia, en al menos diez ciudades a lo largo del país, señalan que las expectativas son que exista una baja convocatoria en la Región Metropolitana, de cerca de tres mil personas.

Esto, afirman las mismas fuentes, ya que durante todo este semestre ha existo una baja asistencia a las movilizaciones, sin mayor incidencia política y que, por la misma razón, creen que fueron varias las organizaciones que se unieron, con el objetivo de generar algún impacto mediático. Esto, a diferencia de las marchas que ocurrían en años anteriores.

De todas formas, el gobierno se preparó y coordinó con anticipación el tema, ya que de todas formas creen que la idea de esta movilización es marcar una agenda propia previo a la cuenta pública de este sábado 1 de junio.

En este escenario, según fuentes del Ejecutivo, la Intendencia e Interior han estado coordinando las medidas de seguridad para la movilización de hoy, ya que creen que se podrían generar varios incidentes de violencia de personas externas a la movilización.

En ese sentido, en La Moneda sostienen que los protocolos ya están establecidos para Carabineros, que dicen relación con que en primera instancia informen que la marcha no está autorizada, que disuadan para que despejen el lugar y, por último, a que actúen en caso de ser necesario.

/psg