En los últimos días se viralizó en las redes sociales un video sobre un hecho que sucedió en el estado de Johor, al sur de Malasia. Un adolescente intentó masturbarse usando el caño del inodoro y terminó de la peor manera: con el pene atorado. Los padres del menor le avisaron a las autoridades que lo pudieron sacar usando una sierra eléctrica.

La identidad del adolescente de 16 años no trascendió, pero se pudo saber que el menor estuvo una hora encerrado en el baño intentando a su manera de desatorarse. No obstante, se rindió y pidió la ayuda de sus padres quienes escucharon los gritos de auxilio que venían del baño.

De esta manera, ya que la situación estaba difícil de solucionar, sus progenitores pidieron el socorro de los bomberos. De acuerdo a Seniman Idris, el oficial superior de la fuerza, los rescatistas llegaron al domicilio con una sierra para metales, con la que lograron cortar parte del caño.

Igualmente, el procedimiento implicó un gran esfuerzo ya que el genital del joven había quedado atrapado en un tubo metálico de unos 30 milímetros de grosor que la herramienta no conseguía atravesar, por lo que fue trasladado al Hospital Sultanah. Una vez allí, médicos y bomberos lograron liberarlo usando una sierra eléctrica circular.

“El caso fue resuelto sin mayores inconvenientes gracias a la experiencia del hospital y al profesionalismo de los bomberos”, dijo Idris, que sugirió a los residentes locales sellar tuberías similares para prevenir futuros incidentes. Con respecto al joven, agregó: “Se lo mantuvo estable en todo momento. Sólo sufrió algunas heridas leves y un poco de hinchazón en sus partes privadas”.

/psg