Tomás Flores, ingeniero comercial y ex subsecretario de Economía de Sebastián Píñera, realizó  un análisis de las Cuentas Nacionales entregas por el Banco Central, que reflejó una nueva baja en la inversión y en el PIB.

-Respecto a las cifras de Cuentas Nacionales entregadas por el Banco ¿Eran las esperadas o hubo alguna sorpresa?

-No, sorpresa no. Los datos fueron consistentes con lo que se proyectaba. Lo que sí es muy notorio, y me parece pertinente para la discusión del crecimiento en Chile, es la confirmación de una nueva baja en la tasa inversión.

Según el reporte que conocimos, la inversión que se realizó en Chile alcanzó el 21,6% del PIB, cifra que en el 2015 fue del 23,3% y que en el 2013 era de 25,6%. Se ha producido una baja sistemática en la tasa de inversión en Chile lo cual explica en parte el menor crecimiento.

-¿Qué está pasando con el stock de inversión? ¿Se retrocedió?

-Dado que tienes tres años con caída consecutiva en la tasa de inversión, efectivamente el stock ha ido creciendo de manera mucho más lenta, y hoy día en porcentaje del PIB es menor a lo que era hace cuatro años.

Una parte de ese stock cayó por el ciclo minero, por tanto no hay ahí una relación con el gobierno actual, pero si la relación al efecto que tuvo la reforma tributaria.

-¿Cómo se visualiza la inversión para el año 2017? Dado que un componente importante es la construcción que sigue contraída.

-En el último IPOM el Banco Central proyectaba una leve alza de la tasa de inversión, sobre 0,7%.
Yo creo que en el informe que va a entregar el Banco Central el 3 de abril probablemente o va a tener una variación igual a 0% o una nueva caída.
Además, en la carpeta de inversión estaban proyectos importantes como Dominga que ha estado en el debate, más político que económico. Pero evidentemente, cuando se suspenden iniciativas como estas las proyecciones se van corrigiendo a la baja.

-En cuanto a la demanda interna, el consumo la ha sostenido, y éste se prevé menor producto de la baja en el empleo asalariado ¿Será así?

-Si bien es cierto que la tasa de desempleo no ha variado tanto, la calidad del empleo si lo ha hecho de manera significativa. Ese empleo por cuenta propia, que es lo único que ha crecido en los últimos meses, te va a llevar a que efectivamente el consumo va a tener un menor aporte al del año pasado.

-La paralización de la minera Escondida ¿Afectará mucho en el PIB de este año, o se normalizará tras el segundo trimestre?

-Yo creo que se normalizará, y que puede haber un cambio, a partir del segundo semestre.

A medida que se vaya definiendo el escenario electoral, y se vea un candidato más cercano a la economía de libre mercado que pueda triunfar, yo creo que puede haber un cambio en las expectativas.

-¿Cómo afectará el factor político en el sector empresarial, en cuanto a la inversión y proyectos?

-Es muy importante, el 11 de junio del año 2013, la encuesta daba por ganadora a Michelle Bachelet, y eso provoca algo, su programa contenía un alza de impuestos, hubo un impacto en las expectativas y en las decisiones de inversión.

Yo creo que ahora puede ocurrir un fenómeno similar, que con un candidato más ligado al libre mercado y que traiga consigo mayor libertad de emprender, justamente las expectativas mejoren.

-¿Qué sector será el motor de crecimiento en este año?
-Este año no va a ser muy distinto que los años anteriores, en cuanto a crecimiento. Pero creo que las exportaciones tendrán un año mejor.
Las bajas en el sector pueden estar influenciadas también por la paralización de la minera Escondida, pero quitando ese hecho puntual, las exportaciones van a contribuir con una mayor cuantía durante este año.