La Contraloría General de la República determinó oficiar a la Municipalidad de Recoleta por la compra del medicamento ruso Avifavir, el que será distribuido en dicha comuna para el tratamiento contra el COVID-19, a pesar de que su aprobación por parte del Instituto de Salud Pública es para uso experimental.

En el documento, el ente contralor solicita informar el proceso de compra del medicamento Avifavir “adjuntando los antecedentes de respaldo que fundamentan dicha adquisición, así como del pago, recepción de los productos y distribución según corresponda”.

De esta forma, la municipalidad tendrá 10 días hábiles para entregar la justificación del convenio firmado con la Asociación Chilena de Farmacias Populares (Achifarp) para la importación y distribución del Avifavir.

En septiembre de 2020, la dirección jurídica de Recoleta publicó el convenio de colaboración con la Asociación Chilena de Farmacias Populares para la adquisición del mencionado medicamento.

El documento indica que -tras la aprobación del Concejo Municipal- la Municipalidad de Recoleta transferirá $150 millones a la Achifarp por 27 mil tabletas de 200 mg. de Avifavir (aproximadamente 300 tratamientos).

En agosto de 2020, la Asociación Chilena de Farmacias Populares solicitó al Instituto de Salud Pública (ISP) importar el medicamento ruso contando con el compromiso de Daniel Jadue en su rol de presidente de la Achifarp y de Eduardo Sendra Arratia, director médico del Servicio de Atención Primaria de Urgencia de Alta Resolutividad (SAR) de Recoleta.

El estatuto de la asociación indica que la fiscalización del uso de los fondos públicos estará a cargo de la Contraloría General de la República, mientras que queda prohibido que los remanentes sean distribuidos entre los miembros de la asociación.

/psg