Bien amargo fue el postre con el que terminó anoche Master Chef.

Es que en redes sociales pegaron el grito en el cielo luego de la prueba de salvación que se vivió este domingo, donde los concursantes debieron cocinar algo dulce. Uno de los platos más alabados fue el de Kashka, quien se llevó buenas críticas.

Por su parte, el plato de Camila Ruíz fue calificado de “malo y fome” por la chef Fernanda Fuentes, aunque de todas formas logró salvarse junto al de Bárbara Lackington. Ahí, en Twitter reclamaron y no poco.

Pero anoche, un “comentario político” de la modelo hizo enfurecer a los fanáticos del programa, ya que hizo una comparación entre la derecha y la izquierda.

“La derecha es el lado positivo y la izquierda es el lado negativo”, fueron las palabras de Bárbara y que le significaron ganarse el odio de algunos televidentes y que hicieron arder las redes.

Tras la prueba de salvación, vino el momento para conocer al eliminado que no iba a ser parte del top 5 del programa.

Con los concursantes tratando de igualar platos de los jurados, Aníbal Valdés tuvo que decir adiós tras cocinar un charquicán con chuletas de cordero.

“Creo que sé cocinar, pero soy un llorón. Empecé a colapsar a la mitad de la prueba, me empecé a desesperar, me acordé que me había quedado mal el charquicán algunos capítulos antes, fue una mala jugada sicológica”, sostuvo el estudiante de medicina a diversos medios.

Por otra parte Master Chef fue tendencia en redes sociales por el supuesto favoritismo de Carpentier, quien el sábado salio a desmentir “”Algo me dijeron, pero de verdad ni siquiera me referiré a un rumor así. El formato de ‘MasterChef’ es súper claro y nosotros no compartimos con los participantes. Ni siquiera entramos por los mismos accesos, no vale la pena entrar en ese juego”, explicó.

/carolina braun