La cadena Univision publicó este domingo la entrevista completa que el periodista Jorge Ramos le hizo al dictador Nicolás Maduro y que el régimen chavista intentó censurar.

“Esta entrevista, te digo, no tiene ningún sentido ni para ti ni para mí. Creo que es mejor suspenderla”, le dijo el dictador caribeño al periodista mexicano en el momento en que decidió de forma abrupta interrumpirla y tapar con las manos la imágenes de unos niños comiendo de la basura.

Nicolás Maduro.
Nicolás Maduro

En ese momento, Maduro, visiblemente molesto, se levantó de su asiento y ordenó a sus funcionarios confiscar la grabación y los equipos de la producción de Univision.

“Usted no es el presidente legitimo, entonces, ¿cómo le llamo?”. De esta forma comenzó su entrevista Jorge Ramos a Nicolás Maduro. El dictador le mostró la Constitución, la misma en tamaño bolsillo que solía cargar Hugo Chávez, y le respondió: “Tú me tienes que llamar como diga la Constitución”.

“La oposición dice que hubo un fraude en el 2013, Enrique Capriles no reconoció esa elección. La impugnó”, dijo Ramos.

El dictador respondió que nunca hubo pruebas de parte de la oposición. “Ni un papel”. El periodista mexicano le retrucó que hubo muchas. Enojado, incómodo, Maduro le pidió que fuera más equilibrado.

“Tú tienes una posición contra la revolución bolivariana, yo la respeto. Tú eres un opositor de derecha que vive en Estados Unidos. Muy antirrevolucionario”, dijo el dictador.

“Yo solo soy un periodista que hace preguntas”, respondió Ramos.

Jorge Ramos.
Jorge Ramos

Ya en los primeros minutos, el diálogo entre el periodista y el dictador comenzó tenso. Maduro, molesto ante las preguntas, le pedía al mexicano que fuera equilibrado y lo acusaba de hacerle juego a la oposición.

Jorge Ramos le recordó a Maduro que hay millones de venezolanos que no lo reconocen como presidente legitimo y le dijo de los miles de muertos que han sido asesinado por el régimen chavista.

Otra vez incómodo, el dictador le contestó: “Bueno, sigues en tu rol de dirigente político opositor”. Ramos insistió en su falta de legitimad y su responsabilidad en los asesinatos.

“Bueno, es muy grave que tú me acuses a mí de asesinatos”, respondió el dictador.

“Usted se acuerda del Pollo, de Hugo Carvajal, él fue su jefe de inteligencia”, le dijo Ramos.

“Yo lo boté apenas entré al Gobierno por mala conducta”, contestó Maduro.

“Bueno, no parece porque está abrazado con él en esta fotografía”, le respondió el periodista mexicano y le mostró una imagen en la que aparecían el dictador y el militar chavista; luego insistió con el tema de los muertos, esta vez citando al Carvajal.

Los asesinatos cometidos por las fuerzas del régimen fue uno de los temas centrales de la entrevista, y que mantuvo en tensión a Nicolás Maduro, quien en todo momento acusó a Ramos de “parcializado” y lo amenazó: “Si tú fueras venezolano tendrías que enfrentarte a la Justicia porque estás haciendo acusaciones falsas”.

“Son sucias, muy sucias tus acusaciones”, le dijo el dictador al reportero mexicano.

Maduro también negó la presencia de presos políticos en Venezuela y se refirió a Leopoldo López, afirmando que fue juzgado por la ex fiscal Luisa Ortega Díaz, a quien calificó de “opositora rabiosa”.

Ramos citó la cifra de 989 presos políticos contados por la ONG Foto Penal. Maduro respondió que se trata de una ONG “desprestigiada” y financiada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional. “No hay personas detenidas por su pensamiento político en Venezuela”, dijo.

En este momento fue cuando la tensión alcanzó el punto máximo. Ramos le mostró al mandatario una lista de más de 400 presos políticos que Maduro definió “basurita”.

“Vienes a provocarme. Te vas a tragar tu provocación. Te vas a tragar con Coca-Cola tu provocación”, lo amenazó.

Maduro tampoco quiso contestar sobre las datos de la ONG Human Rights Watch sobre la tortura, y calificó a Ramos de “provocador profesional”.

Finalmente, tras negar los datos de la pobreza y de la crisis humanitaria en Venezuela y celebrar los “niveles altísimos de inversión”, Maduro decidió finalizar la entrevista. “Esta entrevista no tiene ningún sentido ni para ti ni para mi. Yo creo que es mejor suspenderla”, de dijo a Ramos, quien buscaba mostrarle las imágenes de unos niños comiendo de la basura en Caracas.

Los hechos tuvieron lugar el 24 de febrero pasado, cuando el titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, ya se había proclamado presidente interino invocando un artículo de la constitución.

Más de medio centenar de Gobiernos, además de organismos e instituciones, reconocen a Guaidó como presidente, incluido el de Estados Unidos, que propicia con sanciones y otras medidas una salida de Maduro del poder.

Ramos estuvo retenido junto a su equipo más de dos horas en el palacio presidencial en Venezuela, después de que el mandatario se levantase abruptamente de la entrevista a los 17 minutos de iniciada.

En unas declaraciones a los medios cuando sucedieron los hechos Ramos dijo que lo que pasó muestra la “naturaleza dictatorial” de Nicolás Maduro y le pidió que emitiera la entrevista que le “robó”.

“Si esto nos lo hacen a nosotros imagínate lo que le harán a los periodistas y a los ciudadanos venezolanos”, subrayó Ramos.

/psg