Un curandero perturbado mentalmente asesinó a 20 personas e hirió a otras tres a cuchilladas y palos -con la presunta ayuda de varios individuos- en un templo sufí en el centro de Pakistán.

La matanza ocurrió durante el sábado cuando los visitantes al templo Ali Muhammad Gujjar de Sargodha, en la provincia del Punyab, fueron asesinados por Abdul Waheed, que ejercía de curandero ocasional, y varios cómplices, informó a Efe el portavoz de Policía local, Zulfikar Hamid.

Waheed fue matando a las víctimas de una en una o en pequeños grupos, conforme iban llegando al templo tras haberlos llamado, añadió la fuente, la cual precisó que entre las víctimas se encuentran cinco miembros de una misma familia.

Un oficial policial de la zona que pidió el anonimato indicó a Efe que los asesinatos se produjeron durante una ceremonia de purificación y que hay indicios de que las víctimas fueron drogadas antes de ser asesinadas.

Las autoridades fueron alertadas de los hechos gracias a que tres personas escaparon del templo y dieron la alarma.Waheed y otras tres personas fueron detenidas y están siendo interrogadas, mientras el comisionado adjunto de Policía de Sargodha, Liaquat Ali Chatta, declaró a la televisión local Geo que Waheed sufre “problemas mentales” y trabajó hasta hace un año para la comisión electoral del país.

En Pakistán es habitual que se recurra a curanderos espirituales en templos en busca de curación para enfermedades mentales o físicas o para deshacerse de supuestos maldiciones y conjuros.

/gap