Alterada y tocando insistentemente la bocina de su vehículo se vio a la animadora Raquel Argandoña este jueves luego de que su hijo Nano Calderón fuera trasladado al penal Santiago 1 para cumplir prisión preventiva por el parricidio frustrado contra su padre Hernán Calderón.

Según registraron los equipos de prensa, la figura de televisión no quiso hablar con los medios presentes y voces en el lugar aseguran que la animadora iba muy afectada por lo que quería salir rápido del lugar.

Recordemos que el joven de 23 años fue trasladado hasta el penal donde cumplirá la medida cautelar mientras dure la investigación por los delitos de tenencia ilegal de armas, parricidio frustrado, daños y lesiones leves en contexto violencia intrafamiliar.

Esto, luego de la resolución de la Corte de Apelaciones de Santiago, quien acogió el recurso presentado por la Fiscalía que buscaba cambiar el lugar donde cumplía con la medida cautelar, por lo que el joven abandonó la clínica psiquiátrica El Cedro.

El apoyo a su hijo

Hace una semana Raquel Argandoña rompió el silencio luego de la audiencia de formalización contra su hijo Hernán “Nano” Calderón Argandoña. En una larga conversación con el matinal Bienvenidos, Raquel expresó entre lágrimas que “me duele el corazón porque yo sé que mi hijo necesita tratamiento y creo que Hernán también lo necesita”. “¡Es tu hijo Hernán, no puedo entender eso”, agregó. Además, describió a su entornó como “una familia de mierda, todos necesitamos tratamiento”.

Sobre la demanda por parricidio, Argandoña agregó que “no entiendo por qué un padre hace eso, él sabe que en la cárcel la mente de una persona no se rehabilita, él necesita tratamiento de profesionales”.

Problemas de salud mental

El joven de 23 años se encontraba en la clínica psiquiátrica El Cedro, luego que la defensa presentara durante la formalización informes acerca de su salud mental, tras lo cual el tribunal decretó un plazo de siete días para que fuera estabilizado en el recinto y para que sus médicos tratantes emitieran nuevos antecedentes que permitieran determinar si podía ser trasladado o no a Santiago 1.

En ese contexto, la Fiscalía había solicitado que profesionales del Servicio Médico Legal (SML) fueran hasta el centro psiquiátrico a practicarle exámenes a Calderón Argandoña, para tener un informe propio sobre su situación, sin embargo, dicha petición fue descartada.

/gap