Otro problema tiene ahora Universidad de Chile, y es que ahora ad portas de la Copa América los esfuerzos se intensifican para traer jugadores que puedan ser un aporte en el segundo semestre.

La posición en la tabla dice mucho del presente azul y una de sus figuras podría dejar antes de tiempo el equipo que adiestra técnicamente Alfredo Arias.

Se trata del volante creativo Nicolás Oroz, quien llegó a la U a comienzos de año proveniente de O’Higgins de Rancagua, donde hacia dupla con un ex azul Ramón Fernández.

Aquel equipo lo dirigía Gabriel Milito, que en ese entonces tras dos años en la banca dejó el cargo a raíz de los malos resultados con el equipo de provincia.

El inconveniente para la U es que el pase del jugador pertenece a Racing Club, por lo tanto cualquier negociación que se concrete lo deja sin opciones de continuar en Chile.

Milito actualmente es DT de Estudiantes de la Plata, que ya realizó la primera oferta al cuadro de Avellaneda pero fue rechazada al considerarla insuficiente. Los intentos por contar con Oroz seguirán por parte del equipo “pincha rata” ya que su entrenador lo quiere sí o sí para iniciar la próxima temporada.

Universidad de Chile solo puede pedir una indemnización por haber llegado a acuerdo con Racing para tener al volante hasta fin de año. Hay queda esperar el desenlace, mientras en La Cisterna se complica la opción de que continúe quien ha sido un piar fundamental en el repunte del equipo tras las últimas fechas.

/fao