El contralor Jorge Bermúdez concurrió a la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados para explicar la salida del equipo de la Contraloría que habría detectado eventuales errores en los cálculos de déficits municipales.

Y es que esto ha hecho que se enfrente a la UDI por esta situación, dado que el organismo que dirige Bermúdez dio cuenta de problemas financieros en municipios como Viña del Mar y La Florida, liderados por alcaldes gremialistas.

Frente a esto, el contralor no descartó enfrentar una persecución política, señalando a los parlamentarios que “cada vez lo siento más. Lo único que estamos tratando de hacer el trabajo”.

“Y lo dije acá, la Contraloría no hacia pruebas de fraudes y ahora que estamos haciendo y están apareciendo muchas mas cosas, pareciera que hay gente que le molestó o que siente atacada”, indicó en declaraciones recogidas por Emol.

“Por un lado dicen que soy autoritario y por otro lado que me falta liderazgo. Hace un año y medio me decían que era de derecha por fiscalizar al Gobierno y ahora que soy del Frente Amplio”, se defendió.

Respecto a la salida de Patricio Barra y otros dos funcionarios, Bermúdez recalcó que “las razones se las manifesté al funcionario Jefe de la División en su momento, las cuales tienen que ver con el desempeño, pero prefiero no referirme a eso, porque son personas que tienen que buscar trabajo, yo no quiero denostar a nadie”.

Sin embargo, sobre la situación de Barra, el contralor cuestionó que “una persona que ha sido desvinculada después ocho años trabajando en la Contraloría, justo el día que se le pide la renuncia encuentra que hay irregularidades que tiene que denunciar. A mí me parece curioso, ¿por qué no lo hizo hace ocho años?”./gap