Cada día los ciberdelicuentes emplean una nueva forma de llevar a cabo un delito informático. Generalmente, se asemejan a ideas anteriores, pero con pequeñas variaciones que suelen asociarse al cambio de tendencias, noticias y temas de interés.

La última técnica detectada en Chile refiere al aniversario de la aplicación Whatsapp. Así, usuarios reciben un mensaje enviado supuestamente por parte del equipo de la compañía en el que se ofrece 1.000 GB de tráfico de internet gratuito mediante un enlace y una serie de instrucciones.

El link, sin embargo, redirige a una página web donde hay que contestar una serie de preguntas a modo de encuesta. Paralelamente, un archivo se descarga en el teléfono, el cual permitirá más tarde arrojar al afectado constantes avisos publicitarios.

Según explicó el comisario de la Brigada Investigadora del Cibercrimen, Danic Maldonado, las personas tras estos hechos siempre van a querer rentabilizar de alguna manera sus acciones.

Actualmente, la PDI recibe denuncias por delitos informáticos asociados principalmente a cuatro técnicas. Este nuevo caso, por ejemplo, corresponde a la del phishing que consta en “enviar un tipo de link a un correo electrónico o red social. Generalmente, al hacer click, el enlace lleva a la página del cibercriminal, donde se pide algún tipo de dato para descargar archivos y realizar así la actividad ilícita”.

En esa línea, también existe el pharming, el cual dice relación con un código malicioso que se aloja o descarga y que suele ir asociado a algún tipo de elemento que pueda afectar el funcionamiento del equipo sin el consentimiento del usuario.

Las otras dos, en tanto, son el sabotaje y espionaje informático, referidos a atentados contra sistemas informativos y los datos que se contengan en estos. Ya sea mediante uso indebido, eliminación de archivos o cambio de claves de acceso y hackeos.

Tres denuncias al día

Según datos de la policía civil, entre enero y marzo del año pasado se recibieron 260 denuncias por delitos informáticos, y se investigó la comisión de 345 ilícitos.

Esto considerando que una denuncia puede implicar la realización de más de un delito, y que tanto la PDI, como el Ministerio Público, pueden abrir indagatorias de oficio.

Ya durante el primer trimestre de este año la situación aumentó en más de 10% en ambos casos. La brigada recibió 291 denuncias y indagó 381 delitos. Es decir, casi tres denuncias por día.

“En términos generales, la forma de comisión de estos delitos en Chile no es diferente a otros países más grandes o desarrollados. Acá cerca del 80% de los ciudadanos tiene conexión a internet. Tenemos los mismos índices de ataque de países desarrollados porque somos consumidores de mucha tecnología”, explicó Maldonado.

Aquello, precisó, permite generar un escenario ideal par el desarrollo de estas técnicas por parte de delincuentes nacionales y extranjeros.

/psg