La tenista australiana Ashley Barty, octava favorita, y la checa Marketa Vondrousova, 38 del mundo, jugaran su primera final de un Grand Slam en Roland Garros, tras haber derrotado a la estadounidense Amanda Anisimova y a la británica Johanna Konta, respectivamente.

Barty saldrá como favorita por ránking y se asegura la semana próxima ser tres del mundo (dos si gana el torneo), y disputará su primera final en París tras vence por 6-7(4), 6-3 y 6-3 a la estadounidense.

Sin embargo, la checa Vondrousova de tan solo 19 años, es la sensación del torneo, ya que llegó a la final sin haber perdido un set en el torneo y en semifinales superó por 77-5 y 7-6 (2) a Konta y se convirtió en la finalista más joven de un Grand Slam desde la danesa Caroline Wozniacki en el Abierto de Estados Unidos de 2009.