Hasta la galería Monjitas llegó este viernes el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, donde puso punto final al funcionamiento de “Mayo” y “Nilo”, dos salas de cine que aunque surgieron hace más de 30 años como cines familiares, terminaron exhibiendo películas pornográficas y contenido para adultos.

“Ojalá terminar con todos, porque nada aportan y los tiempos han cambiado”, aseguró el jefe comunal en la instancia. “Esto no es un tema moralista o no moralista: es un tema de ciudad. Lo que se genera en lo que circunda a estas salas no aporta al Santiago que queremos”, añadió.

Ambos cines, que dejaron de funcionar el pasado 31 de mayo, se encuentran en el subterráneo de la galería y en conjunto suman una superficie de más de 1.200 metros cuadrados.

El edificio también alberga un mural llamado “Terremoto”, que fue pintado en 1958 por Nemesio Antúnez y declarado Monumento Histórico en 2011. La obra será restaurada por la fundación que lleva el nombre del artista y se trata del tipo de contenido que la administración busca privilegiar en la galería.

Por eso la municipalidad, a través de la Corporación de Desarrollo, buscará una arrendatario “para que estas dos salas aporten al patrimonio de la ciudad, a los turistas, a los visitantes y sobre todo a los que residen en esta torre, que estaban sumamente afectados por lo que pasaba en su subsuelo”.

/psg