Luego de varias horas de deliberación, el Pleno de la Corte Suprema declaró admisible el incidente de implicancia presentado por la defensa de los tres jueces de la Corte de Apelaciones de Rancagua, Emilio Elgueta, Marcelo Vásquez y Marcelo Albornoz.

Se pidió un informe a los cinco ministros de la Suprema que, en abril pasado, solicitaron una reunión extraordinaria del Pleno, el que deberá ser presentado en un plazo de tres días por parte de los magistrados.

Posteriormente, el tribunal resolverá, con la presencia de los jueces investigados y el informe de los Supremos, si se acredita o no la implicancia.

El ministro vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, señaló que, en caso que los ministros recurridos por el recurso sean apartados de la causa, “quedan excluidos y se tendrá que constituir el tribunal con el cuórum que exista, y si el cuórum no es suficiente, tendrá que recurrirse a las normas legales para integrarlo, probablemente con ministros antiguos de la Corte de Santiago”.

Este recurso fue presentado ayer por el abogado del juez Vásquez, Isidro Solís, quien posterior a la determinación de esta jornada señaló que “a nosotros nos parece una decisión muy importante. Hemos solicitado que se respete un derecho fundamental en la administración de justicia, que es el derecho a ser juzgado por un tribunal imparcial (…) situación que entendemos que no se daba, lo que provocó el Pleno Extraordinario. Por lo tanto, estamos contentos, y estamos confiados en que el tribunal pueda acogerla”.

En relación a las fechas, de no citarse un Pleno Extraordinario, el próximo viernes debería ser analizada la situación de los ministros y ver si procede la implicancia, y recién el viernes 21 podría aparecer en tabla la audiencia de alegatos de los jueces investigados.

/psg