El Senado informó que en el periodo 2015-2019 compró 7.304 botellas de alcohol, con un gasto total de 30.845.908 pesos. El mayor gasto fue en vino, ya que se adquirieron 5.520 botellas por 20.501.569 pesos.

Según consignó un documento de la Cámara Alta enviado a AhoraNoticias, “en relación a los gastos en vinos y licores, informamos que estos incluyen regalos protocolares, eventos, vinos de honor y los productos utilizados por la cocina en preparaciones”.

Respecto a gastos de banquetería, “informamos que estos son preparados por personal del área de alimentación del Senado, por lo que no existen gastos adicionales asociados a tales servicios”.

En cuanto al detalle por años, el mayor gasto se ocasionó en 2017, ya que se desembolsó casi 8 millones de pesos por 2.000 botellas. De cara a los licores, de los cuales no se precisó el detalle de su tipo, el mayor gasto fue en 2015 con 4 millones y medio de pesos por 628 botellas.

Frente a estos recursos desembolsados, el presidente del Senado, el PPD Jaime Quintana, anunció “ley seca” y se eliminó el alcohol en los almuerzos parlamentarios y en la recepción de invitados, señaló La Tercera.

“Hemos decidido poner fin a una práctica que no se condice con los tiempos actuales. Desde ahora, las compras de vino quedarán restringidas sólo para conmemoraciones y eventos muy puntuales, y será eliminado de los almuerzos y comidas habituales de los senadores”, explicó el parlamentario.

Quintana recalcó que es “otra medida de austeridad que busca adaptar el funcionamiento del Senado a la época en que vivimos”.

Esta medida ya se aplica en la Cámara de Diputados desde 2016, bajo la presidencia del PS Osvaldo Andrade.

 /gap