El Banco Central anunció una baja en la tasa de interés de un 3% a un 2,5%, decisión que fue tomada por unanimidad y tuvo en consideración la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Esta noticia fue tomada con sorpresa por economistas y políticos. Según el economista de la Universidad de Chile, Guillermo Le Fort, “el Banco Central no había anunciado una trayectoria de este tipo, a la baja, no estaba anticipada. Y menos aún un movimiento de 50 puntos base”.

En ese sentido, Le Fort aseguró que serían dos los factores que pudieron incidir en la decisión del Banco Central: “El primero, un reconocimiento de que la brecha del producto es más amplia de lo que se esperaba, es decir, que el nivel de actividad al que está funcionando la economía está más distante al nivel de actividad tendencial que lo que creíamos antes”.

De esta forma, la baja de la tasa ayudaría a que esa brecha se cierre más rápidamente.

El segundo factor dice relación con que “la inflación se había quedado pegada lejos del 3%“, por lo que con esta medida podría acercarla a ese 3%.

Esta baja de 50 puntos base es la más grande desde junio de 2009

¿Cómo afecta esto la economía diaria de las personas? Si bien el ministro de Hacienda Felipe Larraín aseguró que “el efecto para las personas son condiciones crediticias más favorables”, Le Fort señaló que los impactos serían más bien “marginales”.

“Es una innovación de 50 puntos base a la baja en la tasa más corta que no se va a transmitir de forma paralela a todas las tasas del mercado“, dijo Le Fort.

De esta manera, esta baja plantearía un panorama más beneficioso para la inversión, y en menor medida para el consumo. “Los que se pueden ver más beneficiados son aquellos que están ya con contratos a tasas flotantes, variables“, señaló.

“Estos movimientos de tasa son para compensar el efecto de otros shocks que son desfavorables. Así que en suma la economía va a poder mantener un crecimiento que ha tenido“, comentó finalmente Le Fort.

/gap