En el último ensayo previo a su debut en la Copa América que organizará, Brasil goleó 7-0 a Honduras, con goles de Gabriel Jesus (2), Thiago Silva, Coutinho, Neres, Firmino y Richarlison. Sin embargo, el amistoso que se llevó a cabo en el Estadio Beira Río de Porto Alegre le anexó una nueva preocupación a Tité y compañía, luego de la baja de la figura del plantel, Neymar, por la lesión que sufrió en la prueba ante Qatar (además de hallarse envuelto en una denuncia por violación).

A los 28 minutos del encuentro, Arthur recibió una brutal patada que lo sacó del juego: 240 segundos después debió ser retirado en el vehículo de los lesionados, llorando, con visibles muestras de dolor en su rodilla derecha. El protagonista de la desafortunada acción fue Romell Quioto, quien fue expulsado. El dueño del dorsal 12 en el conjunto centroamericano se lanzó con los tapones hacia adelante para frenar al mediocampista del Barcelona, que saltó para suavizar el impacto, pero apenas cayó sobre el césped se tomó la rodilla lesionada.

“He hablado con Arthur y está bien, fue sólo un golpe”, adelantó Tite en conferencia de prensa. Sin embargo, Arthur, de 22 años, será sometido a estudios para confirmar la gravedad de la lesión y determinar si el DT podrá contar con él de cara a la competencia. Brasil integrará el Grupo A, junto a Bolivia (lo enfrentará el viernes, en el partido que abrirá el torneo), Venezuela y Perú.

El miércoles, en la victoria 2-0 frente a Qatar, Brasil ya habia padecido la baja de Neymar: tras una jugada brusca de un rival, el delantero del PSG cayó mal con su tobillo derecho y se le dobló, por lo que debió abandonar el campo de juego. El diagnóstico: esguince del ligamento lateral externo del tobillo derecho sin necesidad quirúrgica y un mes afuera de las canchas.

La salida de Ney le abrió la puerta a Willian, extremo del Chelsea, quien resultó elegido como reemplazante: peleaba por la plaza con Malcom (Barcelona) y Vinicius Junior (Real Madrid). Pues bien, una vez confirmado el diagnóstico, habrá que ver cuál es la decisión que toma Tité quien, sin su estrella y con Arthur en duda, deberá potenciar las virtudes colectivas de su escuadra para aspirar a quedarse con el trofeo de la Copa América frente a su público.