La decisión del Banco Central de bajar medio punto la tasa de política monetaria hasta 2,50%, generó un importante impulso para el dólar.

Tras cotizarse, la divisa estadounidense concluyó con un incremento en su valor de $5,70 -al inicio de la sesión llegó a apreciarse cerca de $8- y concluyó en puntas de $697,80 vendedor y $697,50 comprador.

Carlos Quezada analista de mercados XTB Latam indicó que “el tipo de cambio cierra una sesión alcista, pero no logra superar los $700 con que inicio la sesión. Mientras se mantenga bajo los $700, podríamos ver caídas hasta los 690-692 y en esta zona retomar la fuerza compradora. En caso contrario, de superar los 700, podríamos ver alzas al siguiente nivel en los $713-$715”.

Por su parte, Cesar Valencia, analista de Alpari, sostuvo que “si en el tercer trimestre las cifras de crecimiento no son los suficientemente positivas se puede producir un estímulo mayor, debilitando aún más al peso chileno. Una compensación vendría de una recuperación del precio del cobre (asociada a un término de la guerra comercial) y una baja de la tasa de interés de Estados Unidos por parte de la Fed para debilitar al dólar”.

En esa línea, expuso que “en el corto plazo, se mantendrían las presiones alcistas para el tipo de cambio, ya que de superar $700 iría por $706, en cambio si no logra superar los $700 volvería a buscar piso en $692-$690”.

/psg