Últimamente, hemos visto algunas rabietas dignas de cabros chicos, por parte de un partido político y de otros, por la discusión de conocer que entidad administrará ese 4% de cotización adicional, que será de cargo del empleador, con respecto a la reforma previsional enviada por el gobierno.

Las razones de preocupación por el tema de pensiones, no sólo son de las personas mayores, sino de todo el país, y que es una de las principales tareas de todos los gobiernos, y mejor dicho del país completo, independientemente su creencia política.

Esto es algo transversal y qué por muchos años, se ha dejado de lado, porque es tan complejo resolverlo, ya que no sólo es un problema de recursos, sino de distribuir los ingresos de manera más eficiente, ya que éstos son limitados, pero claramente no deja de ser un tema netamente político.

La reforma previsional, es prioridad nacional, porque nuestros adultos mayores, no pueden esperar toda la vida, para que un grupo menor de representantes, con intereses políticos, se demoren demasiado en estudiar, analizar y debatir los cambios que el país necesita en materia de pensiones.

​En todos los países del mundo, los sistemas de pensiones, están cuestionados, porque para tener buenas pensiones se requieren recursos que no todos los Estados están en condiciones de solventar por las expectativas de vida, y por ende el envejecimiento de la población mundial que es un factor importante a considerar, y ello va mermando los trabajos y sus repercusiones se traspasan a quienes se pensionarán posteriormente.

Todos queremos tener una mejor pensión, qué duda cabe al respecto, por lo mismo, cualquier iniciativa es muy bien considerada, la pregunta es si estamos dispuestos y en condiciones de llevarlo a la realidad, porque no se trata de estar toda la vida debatiendo el tema previsional, sino de que se den las condiciones para ir en forma gradual, aumentando el porcentaje de cotización, hasta llegar a lo deseable, para tener una mejor pensión.

Por otra parte, el gobierno está sugiriendo que entren otras entidades al sistema previsional, para dar mayor competencia. Sin embargo, en esta materia creo que si bien es cierto es algo deseable para tener tal vez menores comisiones, eso no significa que mejorarán las pensiones, ya que la comisión que cobran actualmente las AFPs, no incrementan la futura pensión, como tampoco lo hará la entidad pública que administrará ese 4% de cotización adicional.

Cabe señalar, que no porque sea una entidad pública, significará que la rentabilidad será mejor que la de las actuales AFPs, eso no se puede saber ni menos asegurar, ya que tendrá que considerar que los ahorros obligatorios de los trabajadores tienen que ser invertidos en forma cuidadosa y no con demasiados riesgos que pudieran significar pérdidas importantes para los trabajadores que además tendrían que pagar doble comisión y además se desconoce, si podrán elegir esa u otra entidad para la administración de ese 4% adicional.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com