La Copa Libertadores 2020, afectada desde marzo pasado por la pandemia de covid-19 que obligó al rediseño del calendario, entre otras medidas excepcionales, vestirá de etiqueta esta semana con los partidos de ida de semifinales: River-Palmeiras y Boca-Santos.

Los enfrentamientos entre clubes de las dos potencias sudamericanas, que tienen la hegemonía en el palmarés del torneo -25 títulos para Argentina y 19 para Brasil-, han sido un sello destacado en los 61 años de historia de la Copa.

De hecho, River Plate y Flamengo, el campeón defensor eliminado en los octavos de final, disputaron el título en el 2019. Y en el 2018, después de eliminar a Palmeiras y Gremio, los archirrivales Boca y River pelearon por el cetro en Madrid.

La posibilidad de un nuevo superclásico argentino en la final de la Libertadores en el majestuoso Maracaná, el 30 de este mes, es condimento extra para que las semifinales se vivan con enorme tensión.

Pero también podría ser ocasión para que Rio de Janeiro reedite el llamado ‘Clásico de la Nostalgia’, que evoca la historia de Santos y Palmeiras cuando dominaban a su antojo el fútbol paulista en la década del sesenta.

El campeón de la Copa disputará el Mundial de Clubes de la FIFA, previsto en febrero en Catar, y la Recopa Sudamericana 2021 contra el campeón de la Copa Sudamericana 2020. Además, comenzará su participación en la Libertadores 2021 en la fase de grupos.

LOS DUELOS

River Plate será anfitrión de Palmeiras el martes en el estadio Libertadores de América, del club Independiente, en Buenos Aires.

El ‘millonario’, que persigue su quinto título de Copa, llega al duelo con el orgullo fortalecido al empatar 2-2 con Boca el pasado sábado, en la Bombonera, en el superclásico argentino por la Copa Diego Maradona.

Sin embargo, acusará las bajas por lesión en la lateral derecha de Fabrizio Angileri y Milton Casco, y prescindió recientemente del delantero Lucas Pratto, transferido al Feyenoord holandés.

En el ‘Verdao’, monarca en 1999, reina el optimismo luego de conseguir el paso a la final de la Copa de Brasil, el segundo torneo en importancia del país y cuyo vencedor se adjudica un cupo a la Libertadores 2021.