La prensa norcoreana difundió imágenes de Kim Jong Un presidiendo una reunión dedicada al coronavirus y a la llegada inminente de un tifón, en un momento en que su estado de salud alimenta todo tipo de especulaciones en el extranjero.

Concretamente, los servicios de inteligencia surcoreanos habían afirmado que el dirigente norcoreano delegó una parte de sus prerrogativas en su hermana Kim Yo Jong debido a su “estrés”.

Un exconsejero del difunto presidente surcoreano Kim Dae-jung había incluso afirmado en Facebook que pensaba que Kim estaba en coma, pero sin dar ninguna prueba.

Pero Kim apareció presidiendo esta importante comisión del Partido de los trabajadores, que se habría mantenido el martes y estuvo dedicada sobre todo a las maneras de hacer frente a la pandemia, informó la agencia oficial de prensa KCNA.

Sin contagios en territorio norcoreano

Corea del Norte, que cerró muy rápidamente su frontera cuando el Covid-19 irrumpió en la vecina China, no ha confirmado ni un caso de contagio en su territorio. Una epidemia sería desastrosa en este país cuyas infraestructuras de salud son claramente insuficientes.

El diario Rodong Sinmun difundió imágenes de la reunión de esta comisión en las que se ve a Kim vestido de blanco dirigiéndose a sus colaboradores.

Kim admitió “algunas lagunas” en la prevención y pidió medidas más contundentes para remediar estas “carencias”, según KCNA.

El mes pasado, Pyongyang ordenó el confinamiento de la ciudad de Kaesong, cercana a la frontera con Corea del Sur, y afirmó que un desertor había sido detenido cuando acababa de entrar ilegalmente desde la otra Corea y que era sospechoso de ser positivo por coronavirus.

Las restricciones se levantaron posteriormente y este caso posible de Covid-19 nunca fue confirmado.

La amenaza de un tifón

La reunión presidida por Kim también giró en torno a las medidas que deben tomarse para proteger a la población y a las cosechas ante la llegada en estos días del tifón Bavi.

Los rumores de su estado de salud

El estado de salud del líder norcoreano es un secreto de Estado muy bien guardado, en un país opaco y donde la libertad de prensa no existe. Los rumores sobre Kim son recurrentes e incluso los servicios de inteligencia surcoreanos se equivocan a menudo sobre la situación en Corea del Norte.

En abril, las alarmas se volvieron a disparar cuando Kim no fue visto durante tres semanas y no hubo fotos oficiales del líder durante las celebraciones del aniversario del nacimiento de su abuelo, Kim Il Sung, fundador del régimen, una fecha muy importante en el calendario político norcoreano.

/gap