El líder norcoreano, Kim Jong-un, habría ordenado tirar a un tanque con pirañas a un general acusado de haber planeado un golpe de Estado. Al menos así lo publicó Daily Star. Esta no es la primera vez que los medios ‘mainstream’ atribuyen al mandatario atroces asesinatos. La mayoría de los ejecutados, no obstante, suele ‘resucitar’ milagrosamente.

Según el tabloide británico Daily Star, el tanque gigante con los peligrosos peces fue instalado en la residencia de Ryongsong después de que Kim ordenara a sus asesores desarrollar nuevos métodos de ejecución. Las pirañas, conocidas en todo el mundo por sus afilados dientes, habrían sido importadas desde Brasil.

Las manos y el torso de la víctima habrían sido cortados con cuchillos antes de que el hombre fuera arrojado al tanque de agua. De ahí que no esté claro si el general fue asesinado por los peces, murió a causa de las heridas o bien se ahogó, comunicaron varias fuentes que prefirieron mantener el anonimato.”Kim gobierna con ayuda del miedo. Muchos enemigos del Estado son ejecutados en público. Él quiere que todos sepan, incluidos su consejeros de confianza, que están en riesgo de sufrir una muerte muy desagradable si sospecha que son traidores”, declaró una fuente en la Inteligencia británica./gap