La industria tecnológica ha dado un vuelco de 180 grados hacia la sustentabilidad y cómo aprovecharla de la mejor manera en el rubro.

En el futuro, es posible que las energías renovables sean una de las mayores – si no la única – manera de mantener, por ejemplo, la producción eléctrica. Lo que comenzó como experimentos en misiones espaciales, se ha convertido en la mejor alternativa para la innovación.

En la actualidad, son 49 países los que ya han afirmado que se han sumado al desafío de alimentarse sólo mediante a recursos renovables para antes del 2050.

A la par de eso, un particular grupo de investigadores de algunas de las universidades más prestigiosas del mundo (Aarhus, Berkeley, Berlín y Stanford), aseguran que se puede llegar a cubrir 139 con ese mismo objetivo a la fecha propuesta. ¿Estamos tan cerca del futuro verde?

Ampliando herramientas y conocimientos

Dentro de las políticas públicas a nivel mundial se han establecido objetivos como estos: es un hecho de que el Planeta Tierra no dará abasto si se sigue abusando de recursos no-renovables. Que además, van gastando el “combustible” natural del mundo.

Esta misma es la solución ante la crisis. Que cada territorio ocupe la mayor cantidad ─o en su totalidad- de energía verde, es decir, aquella que se puede obtener mediante molinos de agua, viendo, paneles solares o más. Lo último en particular es una de las alternativas más atractivas.

La energía solar o hidroeléctrica ha crecido exponencialmente en cuanto a eficacia e inversión. Cada vez más marcas o empresas trabajan con esto, incluyéndola en sus procesos o productos.

Es así como nuestra sociedad y consumo irá mutando hasta lo más sustentable. Incluso se están generando amplios descubrimientos e investigaciones a nivel científico y tecnológico que contemplan los recursos naturales como su nuevo mejor amigo, con gran éxito.

Robots y energía solar

 Es en esta línea que, por ejemplo, encontramos uno de los últimos diseños que mezclan tecnología, innovación y sostenibilidad en uno. Hace unos días se anunció la misión de un pequeño robot ─diseñado en Chile- que se desplazará entre los miles de paneles solares que hay hoy en el Desierto de Atacama, con el propósito de limpiar el polvo que a diario se acumula.

Este robot y su labor evitan que haya malgasto de energía potencia acumulada, ya que al encontrarse con polvo se reduce la energía generada.

 

El desarrollo estuvo a cargo de Innovaxxion, empresa que analizó las posibilidades para disminuir el gasto de agua que la limpieza de los paneles solares generaba. Así se creó Osoji Solar, una solución robótica que recolecta información para su labor y no necesita de humanos.

Así se ejemplifica una de las creaciones que en Chile están tomando lugar, producto de la inspiración que la exigencia por aplicar a energías renovables genera. Fenómeno que ocurre a escala global.

“Cada vez son más las compañías que se suman a la ola de sustentabilidad. Al principio, claro, fue visto como una moda. Pero hoy se trata de una necesidad”, afirma Laura Yáñez, Gerente de Marketing WCP de Hunter Douglas, donde las fuentes renovables y productos ecoamigables son regla.

Los inventos y soluciones a partir de energía solar comenzaron a utilizarse en programas espaciales, y continúan a la vanguardia, democratizando su uso y el mensaje que hay detrás: que dentro de tan solo unos años, todos tendremos dispositivos que dependan del sol, aire o agua.

/gap