No son buenas noticias las que recibió la administración de Sebastián Piñera en una jornada clave, en la que se llevará a cabo también un cambio de gabinete: en el nuevo Estudio Nacional de Opinión Pública del Centro de Estudios Públicos (CEP) se refleja un retroceso de 12 puntos tanto para la figura del Presidente como para la percepción de su gobierno.

Por un lado, la evaluación del Mandatario como personaje político bajó a 29 puntos porcentuales, con una desaprobación de 40 puntos. Se trata de la figura que más retrocedió en percepción positiva. Del total de la muestra, un 28% aseguró que el Presidente “le da confianza” y un 66% indicó lo contrario.

Por otra parte, un 25% de los encuestados aseguró que aprueba la manera en que el Presidente está conduciendo su gobierno, al mismo tiempo en que la desaprobación subió de 39% a 50%.

Con relación a presiones de instituciones, grupos y personas, un 24% considera que el actual Gobierno ha actuado con firmeza, lo que significa una baja de 11 puntos. Quienes consideran que ha sido “con debilidad”, en tanto, subieron de un 55% a un 68%.

“Todos los problemas terminan repercutiendo inevitablemente en la figura del Presidente”, explicó Ricardo González, coordinador del Área de Opinión Pública del CEP. Entre los hechos noticiosos que pudieron afectar la percepción se encuentra la gira del Mandatario a China y la polémica por el viaje de sus hijos, la baja en las expectativas de crecimiento y la discusión del proyecto de pensiones en el Congreso.

Adicionalmente, la encuesta muestra que el Gobierno alcanza una nota roja —en un rango de 1 a 7— en todas las áreas consultadas: transporte público (3,7), crecimiento económico (3,6), educación (3,5), inmigración (3,4), empleo (3,4), delincuencia (3,1), salud (3,0) y pensiones (2,8).

El antecedente de 2011

En julio de 2011, los números del CEP ratificaron lo que se veía como un momento crítico para el primer gobierno de Sebastián Piñera. A un año y cuatro meses de que llegara a La Moneda, el sondeo revelaba que el 26% de los consultados aprobaba la forma en que el mandatario estaba conduciendo su gobierno, y el 53% desaprobaba su gestión.

Esto significaba además una baja de 17 puntos respecto del sondeo previo, realizado en noviembre y diciembre de 2010, y daba cuenta de las dificultades que había enfrentado la administración en la primera parte de 2011.

De hecho, Piñera debió hacer un cambio de gabinete en enero de ese año, luego de la crisis generada en Magallanes por los precios del gas y la controversia generada por el entonces ministro de Defensa, Jaime Ravinet, por su oposición a entregar antecedentes sobre el costo del puente mecano sobre el río Biobío implementado tras el terremoto de 2010.

Pero además, en mayo de 2011 confluirían dos movilizaciones masivas: primero, las protestas por Hidroaysén, y luego, las movilizaciones de los estudiantes universitarios, que continuarían a lo largo del año y se terminarían convirtiendo en un elemento que marcó al gobierno de Piñera.

/psg