La tensión entre el Gobierno y la UDI sigue creciendo tras el cambio de gabinete. Los gremialistas acusaron al Presidente Sebastián Piñera de haberlos castigado al no incluir nombres de su partido en el rediseño de los ministerios.

De este modo, los que pensaron en el Gobierno que el presidente Piñera iba a recuperar el control de la agenda tras el ajuste, seguramente se dieron cuenta que estaban absolutamente equivocados.

Ayer por la tarde se empezaron a escuchar los primeros reclamos de la Unión Demócrata Independiente (UDI), tras ser notificados que ningún militante de sus filas calificó para asumir en las carteras que cambiaron de rostro.

El rediseño dejó, del total de 24 titulares, 4 ministros de la UDI y 5 de Renovación Nacional, motivo que generó las críticas. Uno de los primeros fue el senador Víctor Pérez Varela, quien aseguró que los cambios fueron un castigo para la UDI.

Más aún, el parlamentario remarcó que ellos tenían las expectativas de que se realizaran modificaciones en el comité político, el grupo de ministros cercano y que han trabajado con Piñera desde la campaña para volver a La Moneda.

“Es ahí donde tenemos un déficit que hay que reponer”, aseguró.

Si bien internamente se ha intentado bajar la tensión entre ambas partes, los comentarios de la UDI siguen denotando una tensión evidente.

Por su parte, la ministra vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, ha intentado bajar el perfil a la polémica, remarcar que las puertas al diálogo están abiertas y se ha mostrado comprensiva con la molestia del gremialismo. Pero también pidió que respeten la decisión del Presidente.

Más temprano, remarcó que el Mandatario valora la experiencia y las capacidades de los candidatos antes que fijarse en los cuoteos políticos entre los partidos de Chile Vamos.

En tanto, el presidente de RN, Mario Desbordes, que también emitió repetidas críticas a La Moneda en la última semana, esta vez señaló que ellos siempre apoyaron la determinación del Mandatario, incluso antes de saber cuáles eran las alternativas.

“Renovación Nacional no pidió cambio de gabinete. Nunca”, subrayó.

También tomaron distancia en Evopoli. El diputado de esa colectividad, Francisco Undurraga, llamó a la calma y evitar calentar los ánimos, ya que no es lo que la gente está esperando de Chile Vamos.

Dicha tensión se desarrolla mientras La Moneda ya trabaja en otro rediseño: las subsecretarias. Se han dado un plazo de 10 días para hacer cambios, evaluaciones, así como también se les ha dado tiempo a los nuevos ministros para que comiencen a definir eventuales transformaciones.

/psg