Para los ciudadanos venezolanos, no es una noticia novedosa pero sí es un nuevo golpe bajo para sus maltrechos bolsillos, que ven como los efectos inmediatos de este nuevo movimiento de Nicolás Maduro y su gabinete económico se hacen patentes con el aumento desmesurado de productos y servicios, cuando no ha pasado un año entero desde la sonada eliminación de ceros en la moneda con la consiguiente implementación de un nuevo cono monetario para aquel entonces, que tenía como billete más alto al de 500.

A pesar de este nuevo movimiento, los montos se antojan como demasiado bajos para una voraz inflación que según algunas cifras llega a 130.000 por ciento, un mayúsculo detalle que sigue siendo el principal inconveniente para la estabilización económica del país. BBC Mundo entrevistó al consultor político Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, al representante de Econoanalítica Asdrúbal Oliveros y al economista Óscar Forero para conocer a fondo lo que significa este nuevo escenario.

Para León, estos nuevos billetes son el resultado de los inconvenientes que han causado las mismas políticas emanadas desde Miraflores y además afirma que “los nuevos billetes de alta denominación buscan resolver el problema operativo causado por la pérdida de valor de la moneda.”

Esta situación no es nada nueva, porque es exactamente lo que ha ocurrido en antaño, generando que la hiperinflación se convierta en un fenómeno incontrolable en el país, al que a lo que Oliveros secunda diciendo que “el problema de fondo sigue siendo la hiperinflación,

Por su parte, Forero, que en anteriores oportunidades expresó su beneplácito por la creación de El Petro, la criptomoneda implementada por Maduro, fue pesimista porque comprende que el BCV está plenamente consciente de un crecimiento mucho mayor del proceso inflacionario

Escrito por Rafael Adolfo Vásquez para Mundiario

/gap