La probabilidad de que el Banco Central deba recortar la tasa de interés en 50 puntos bases adicionales durante dos reuniones consecutivas hacia fines de año es de 40%, de acuerdo a un informe de Deutsche Bank.

“Con una brecha de producción más amplia, condiciones económicas internas y externas más débiles, el riesgo se inclina hacia abajo. La probabilidad de un ciclo con una demanda agregada menor a la esperada aumenta si consideramos que el crecimiento económico será apoyado por una inversión más fuerte”, detalla el banco a la hora de valorar esta alternativa, según la cual la TPM se mantendría en 2% hasta mediados de 2021.

Aunque relativamente probable, este no es el escenario base. Para el banco alemán hay un 50% de probabilidades de que se aplique un recorte más al tipo rector, de 25 puntos a principios de 2020, dejándolo en 2,25% por cerca de un año.

Deutsche Bank considera que “se requerirá un recorte adicional antes de que comience el período de normalización”, alcanzando recién a fines de 2021 la parte baja del rango de tasa neutral, de 3,75%. “Es probable que el nivel actual de los estímulos económicos no sea suficiente para impulsar la inflación al 3% para fines de 2020”, argumentan.

Tercera opción

Una tercera posibilidad, acotada a 10%, es que los estímulos sí sean suficientes para estimular los precios y conducirlos hasta la meta inflacionaria. En este caso, que Deutsche Bank califica de “hawkish”, la institución liderada por Mario Marcel dejaría la TPM en el nivel actual de 2,5% por un periodo prolongado, comenzando un ciclo de normalización a fines del próximo año, para alcanzar el 4% -la parte alta del rango de tasa neutral- en el tercer trimestre de 2021.

/psg