Una pareja escapó hace 10 días con un bebé de un año al que cuidaba, como parte del programa de Familias de Acogida del Servicio Nacional de Menores (Sename) en la región de Valparaíso, al que uno de ellos estaba suscrito. Desde entonces han permanecido inubicables, con Carabineros y la Policía de Investigaciones (PDI) trabajando en su búsqueda.

El pasado viernes 7 de junio, el equipo del programa de Familias de Acogida (FAE) de Valparaíso le explicó al cuidador, Francisco Sepúlveda, que según una resolución del Juzgado de Familia de Viña del Mar debía entregar al bebé E.O.C., del que se había hecho cargo junto a su pareja, Sergio Durán, desde que tenía tres meses.

La determinación judicial se fundaba en que Sepúlveda había cambiado ante el tribunal su motivación para el cuidado del menor, al pedir también la adopción.

Para el programa FAE, esto colocaba en riesgo la medida de protección y también la causa aún pendiente sobre la susceptibilidad de adopción, por lo que pidió al juzgado que se cambiará el cuidado del niño, quitándoselo a Francisco Sepúlveda y entregándoselo a otra familia.

Pero ese día, al ser informado de que perdería al niño, su pareja,  Sergio Durán,  huyó del recinto del Sename con el bebé en brazos, lo subió a un automóvil y partió con él a un destino desconocido.

Sepúlveda, que en ese momento conversaba con el equipo directivo, se negó a llamar a Durán para que volviera, y se retiró del sitio.

Desde entonces no se tiene pista de dónde están. Según el Sename, tras hacer la denuncia por presunta desgracia en Carabineros, la policía buscó a la pareja y al niño en las direcciones que Sepúlveda había entregado en Ñuñoa y Olmué, pero en ninguna de ellas se encontraban.

Ante esta situación, el servicio interpuso el lunes de la semana pasada una querella por negativa de entrega de menor contra Sepúlveda y por sustracción de menor contra Durán.

Desde el Sename detallaron que siguen desaparecidos, con tanto Carabineros como la PDI trabajando para encontrarlos. También, en un comunicado el servicio enfatizó que no todos los niños del programa FAE están esperando por ser adoptados.

“Tras un periodo con sus cuidadores, la mayoría de los niños vuelve a vivir con sus padres o parientes (un 75% el 2018). El niño E.O.C. no ha sido declarado susceptible de adopción por el tribunal. Es decir, no está en condiciones de ser adoptado por esta familia de acogida ni por ningún otro interesado”, explicaron.

/carolina braun